No para todos

Entre el alud de mensajes de felicitación navideña, un amigo me decía en uno: “Que sea un gran año para todos, que digo yo que nos lo merecemos…”
Y sin poder remediarlo le he tenido que contestar:
“Siento no poder coincidir contigo. Yo espero que a “algunos” les vaya de pena, dejen de ganar dinero a espuertas a base de jorobar al prójimo, que no solo se les hundan sus lucrativos negocios sino que se demuestre su naturaleza delictiva y las condenas sean largas y penosas, que no puedan esconder el dinero para comprar favores o perdones y que les resulten atractivos a los peores y más peligrosos bujarrones del presidio, que con el trajín les revienten las almorranas y del dolor no puedan dormir, pero cuando lo consigan, les atosiguen las pesadillas y los remordimientos por todo el daño causado y que no sean creyentes para que no piensen que en el otro mundo un Dios bonachón les va a perdonar sus pecadillos.
Porque no, no todos nos lo merecemos, por eso alguien añadió a su felicitación de Navidad lo de “para todos los hombres de buena voluntad”.
Y es que hasta en Navidad hay que guardar un poco de mala leche para aquellos que la merecen. Para los amigos, no, para los amigos, nuestros mejores deseos.”

No todos

Esta entrada fue publicada en Fugaces. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No para todos

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.