Las bases (de datos) se estremecen

Quien haya tenido que vérselas con bases de datos habrá oído hablar de las bases de datos relacionales y del lenguaje SQL.
La mayor parte de los programas de almacenamiento de datos que usamos se ajustan en mayor o menor medida al modelo relacional. Campos, registros y tablas son conceptos que nos resultan familiares. Para crear las estructuras de datos, introducir y modificar datos en estas estructuras y realizar consultas se creó el lenguaje SQL, que quiere decir “Lenguaje Estructurado de Interrogación” en sus siglas inglesas.
Hay que pensar en las bases de datos como soporte de los datos de contabilidad, fichas personales, impuestos, multas, controles de accesos o movimientos, transacciones…la vida administrativa y económica de un país, pública o privada se almacena en bases de datos y de ahí la importancia de este tipo de software.
En este campo destaca una aplicación sencilla pero muy potente, el gestor de bases de datos MySQL, creado por la empresa sueca MySQL AB. Se trata de software libre completamente gratuito. La empresa que lo creó subsistía de la asesoría, formación y programación para complejas instalaciones con este y otros programas, pero el programa en si es gratuito y muy utilizado en muchos servidores de internet para todo tipo de aplicaciones, precisamente por su sencillez y gran potencia.
MySQL fue adquirido en febrero de 2008 por Sun Microsystems que a su vez fue adquirida en 2009 por Oracle, el gigante que fabrica la base de datos de pago más vendida del mundo.
Si esta historia no reuniera por si sola suficientemente emoción e intriga en todo lo que deja entrever de un mundo donde se mueven intereses económicos descomunales, a la trama han venido a sumarse recientemente unas noticias sorprendentes.
Primero la red social Twitter y después Digg, el portal de noticias votadas por los usuarios, han abandonado el uso de MySQL para pasarse a NoSQL un sistema basado en Cassandra, una base de datos que rompe con el modelo relacional y que tiene como mayor ventaja su elevada escalabilidad. Es decir que su numero de registros puede crecer enormemente sin perder características.
Cassandra fue creada como código abierto para Facebook, otra red social con millones de usuarios, y por tanto necesitada de un potente motor de base de datos.
Después de cuarenta años de predominio del modelo relacional, se plantea la duda de si su abandono por usuarios con necesidad de atender bases de datos inmensas supone su declive por agotamiento del modelo o solo tendrá que compartir el mercado con los modelos no relacionales.

Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las bases (de datos) se estremecen

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. laullon dijo:

    El problema es que la gente usa las cosas para lo que no son…
    No se puede usar un modelo relacional sobre MySQL… MySQL no es relacional…
    De hecho, Cassandra (u otro NoSQL ) no deja de ser un MySQL, pero sin la capa de SQL, un almazen de datos sin esquema… osea… un lio…

    Todo esto viene por que a los programatas (yo entre ellos) nos moleta mucho el las foreing-key y todo lo que acarrea el modelo relacional… pero no tenemos lo que hay que tener para meternos con un esquema orientado a Objetos… por lo que mejor usar un modelo sin modelo y listo…

    jour que lio me he armado… :)

  3. Roberto Pla dijo:

    Bueno, es como programar la gestion de errores o pensar en las mil burradas que puede hacer el usuario. Mucho trabajo que luce poco. O la gestion de memoria en C. Los lenguajes ‘modernos’ recogen ellos la basura, pero son mastodontes.
    El noSQL, la verdad: ahí no he llegado. Me conformaria con hacer aplicaciones sin demasiadas licencias respecto al modelo relacional. Es duro caminar por la linea y lo que es peor: no siempre compensa.

Los comentarios están cerrados.