Los misiles de Gila

TridentOiga! ¿Es el enemigo?, mire que no empiecen una guerra termonuclear, que se me ha olvidado como se hacen los misiles. Hay veces que no es que la realidad supere a la ficción: es que parece un chiste. Una noticia que publicada el uno de abril en norteamérica o el 28 de diciembre en España, nadie se creería. Leo en Slashdot que los americanos han olvidado como hacer cabezas nucleares. Y ahora andan los pobres apurados porque las que tienen están a punto de caducar y no saben si tendrán las próximas listas para el relevo.
Los rusos ya les deben haber dicho que de lanzar cabezas nucleares caducadas ni pensarlo, que la guerra nuclear es una cosa muy seria y tiene unas normas y que ellos siguen siendo una potencia mundial y ser bombardeados con cabezas obsoletas y caducas sería un insulto que no podrían pasar por alto.
Todo el asunto tiene que ver con uno de los temas recurrentes en este blog. La obsolescencia de la tecnología. Es como esas cintas de vídeo que se quedaron guardadas sin que las pasásemos al DVD, o los disquetes de ‘cinco y cuarto’ que ya ni nos acordamos que tendrán dentro ni nos quedan disqueteras para averiguarlo y los vamos a tener que tirar sin saber si es importante o no.
Pues resulta que los científicos estadounidenses han olvidado el procedimiento de fabricación de un misterioso y peligroso componente clave de la ojiva, el Fogbank. Al parecer se trata de una especie de espuma, algo así como un catalizador clave en el punto en que se pasa de una explosión nuclear (de fisión) a iniciar la explosión termonuclear (de fusión). Y el proceso de fabricación parece acorde con la función que realiza ya que según los técnicos estadounidenses requiere un disolvente de limpieza que es “extremadamente inflamable” y “explosivo” y que el proceso implica tratar con “materiales tóxicos peligrosos para los trabajadores”. Vamos, como para equivocarse. Y los que sabían de que iba la cosa resulta que se han jubilado o se han ido a trabajar a otro sitio. Andan probando a ver si sale otra vez, pero por lo visto no es tan fácil. La otra vez igual es que salió de chiripa.
No me puedo resistir a señalar que estas cosas no pasarían si hicieran misiles ‘Open Source’. No habría más que descargarse la documentación de sourceforge.net y tener un complejo industrial donde fabricarlo.

Esta entrada fue publicada en Rerum Militari. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los misiles de Gila

  1. Alvaro dijo:

    Cierto :) Yo ya tendría un silo en mi jardín que nunca se sabe cuando vas a necesitar aniquilar a los vecinos.

  2. Roberto Pla dijo:

    Pero hartos del polvo de las obras y del ruido de la excavación, tus vecinos habrían hecho lo propio. Aco*onados por la posibilidad de una DMA (que no tiene nada que ver con el acceso directo a la memoria, sino con la Destrucción Mutua Asegurada) rápidamente firmariais un tratado de no polinización que sirve para no hacerlo con la vecina o usar una goma en caso contrario para no abusar del principio de que lo que nace en casa se cria.
    Luego se pasa a los tratados de reducción y de ahí directamente a montar una disco en los silos, te haces socio del vecino, ganáis unas perricas, y cuando cambias de coche, ¡Zas!, se jodió el invento. Pero no pasa nada porque tambien los habría Open Source y podeis montar una en el garaje con toda la peña.
    Osea, son ideas para salir de la Crisis. O no.

Los comentarios están cerrados.