Transporte sostenible (II)

En esta segunda parte toca hablar de una moto eléctrica fabricada en Figueres. Ha sido presentada en Barcelona recientemente y como no puede ser de otra manera todo son parabienes y buenos augurios.
Lamentablemente en Figueres, la ciudad donde la empresa Rieju va a fabricarla, no hemos tenido ocasión de verla y nos hemos tenido que conformar con este vídeo de Youtube.

El tema me interesó porque este verano tuvimos una experiencia con una moto eléctrica en Formentera y me pareció un vehículo muy interesante con ciertos inconvenientes que supongo la tecnología y la experiencia irá salvando. De hecho las imágenes y datos mostrados de la Rieju MIUS (Mobilitat Individual Urbana Sostenible) presentan notables avances sobre el vehículo que usamos este verano.
El hecho de que en la moto que ahora se presenta se hable de vehículo ‘individual’ y de su uso ‘en ciudad’ dan a entender que los 65 Km. de autonomía de que dispone el vehículo no son para subir puertos de montaña. Es decir que puede hacerse de la moto un uso típico de ciudad: recorridos cortos con paradas y algunas cuestas (pero sin pasarse).
Aunque el precio estimado que anuncian, unos 4000 euros, escuece un poco, a renglón seguido nos explican que su coste de explotación es una sexta parte que el de un vehículo equivalente. Sin embargo el ahorro, estimado en unos 300 euros anuales, apenas cubre el coste de la baterías de ion-litio, cuya vida es de tres años y su coste unos 900 euros, eso si, fácilmente recargable -en seis horas- con tan solo conectarla a la red eléctrica de casa y el pronóstico esperanzado de que los precios de las baterías bajarán.
Seguro que los números salen, pero hay que saber para quien. Quizás es uno de esos artículos con un precio a la medida de los clientes, calculado en función de lo que estos pagarían por un vehículo “moderno y ecológico” en lugar de deducirlo de los costes de fabricación o dirigido a ser ‘polvora del Rey’ engrosando flotas municipales de Ayuntamientos ‘ecologistas’ a los que no les importe financiar sus principios con nuestro dinero.
En el lanzamiento se ha dicho que “no quieren hacer una moto china en Catalunya”, pero ¿que pasará cuando los chinos fabriquen las suyas?. Quizás bajen los precios mostrando a los primeros clientes que hicieron el primo al ‘financiar’ el lanzamiento de la novedad o sean incapaces de competir mostrando que nuestros impuestos se dedicaron a mantener con vida solo unos años más a un enfermo terminal.
Lo digo con la ilusión de ser un futuro cliente de este o de otro modelo similar. Cada vez más pienso que moverse en la ciudad con velocidad e independencia requiere soluciones nuevas y esta podría ser una de ellas: cómoda, flexible, con acceso a todos los puntos de la ciudad y una moderada autonomía y suficiente capacidad de carga para el transporte personal, ideal si el precio es razonable.
El proyecto ha salido adelante con la unión de cinco industrias catalanas y ha contado con un importante apoyo de la Generalitat, ya que Rieju, uno de los pocos fabricantes de motocicletas en España tiene presentado un ERE temporal para 40 empleados, toda la plantilla del área de producción de sus instalaciones de Figueres, que espera poder retirar en 2011 cuando empiece la fabricación en serie de esta motocicleta eléctrica y al amparo de unas ventas que también esperamos serán cuantiosas.
Yo espero que esto sea una muestra de la vitalidad de la industria del país, del ingenio de nuestros diseñadores y la precisión de nuestros operarios para producir un producto de calidad capaz de competir en una nueva era del transporte.

Esta entrada fue publicada en Frikilandia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Transporte sostenible (II)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.