Verbenas y otros ruidos

No se que parte de la expresión ‘interés público’ o de la otra tan olvidada de “bien común” es la que ha sido borrada de nuestro diccionario, del vocabulario de todas las lenguas oficiales de España e incluso extirpada del cerebro de la mayoría de los ciudadanos y de todos los políticos.
Algo así de dantesco debe haber ocurrido para que en tiempos tan miserables como los actuales se gaste dinero del peculio publico directamente en Pan y Circo.
Podria estás haciendo un razonamiento o pregunta cíclica, ya que los tiempos son miserables, no tanto porque no haya dinero ni trabajo, sino porque no hay decencia ni vergüenza. Algo tan simple como que los bancos prestan dinero al gobierno en vez de a los ciudadanos porque obtiene mejores réditos y a cambio el gobierno gobierna para los bancos en vez de hacerlo para los ciudadanos. De forma que no nos engañemos: no es que no haya dinero, es que no circula.
¿Y el pueblo? Pues lo que decía la Trinca: “Al poble que el donguin pel Dubi-dubi-du, uahu, uahu!” (traducción creo que innecesaria: “que le den”).
Pues al pueblo “le dan”. Le dan Pan y Circo. Subsidios con cuentagotas, rebajas de pensiones, servicios públicos y derechos. Y Circo. Que no falten verbenas este verano.
Como la que ayer me atronaba hasta las 3 de la madrugada porque unos descerebrados con consentimiento y quizás hasta apoyo del Ayuntamiento de Lleida perturbaban el descanso de los vecinos a todo volumen. A despecho del sueño de niños, ancianos, enfermos, viajeros, trabajadores…¿Que tiene de interés publico la verbena?. Solo es la parte circense del Pan y Circo. Divertimento para unos y molestia para otros. Contaminación acústica. Algo que debría hacerse en un local adecuado, o en un poligono donde no se moleste a los ciudadanos que pagan sus impuestos para que el ayuntamiento les defienda de agresiones y peligros, no para que jalee a los que perturban su descanso.
Y entre estas y otras cosas, vamos perdiendo la razón y el raciocinio, perturbados por el ruido y la palabrería. ¿Crisis?, no, llamemos a las cosas por su nombre, esto es un atraco perpetrado por los poderes economicos con la complicidad de los gobernantes corruptos pero siempre apoyados por el pueblo adormecido y entretenido, cornudo consentidor, de mente abotargada por la música que le hace bailar al son que le tocan.

Esta entrada fue publicada en Fugaces. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Verbenas y otros ruidos

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.