Estilográficas económicas

Como ya he explicado, me interesan las plumas estilográficas económicas, como instrumento de escritura o de dibujo, nunca como objeto de colección, joya o signo de estatus.
Lo primero que hay que explicar es que se entiende por «económica», pues hay plumas con precios desde un euro y poco, a miles de euros y según el nivel de ingresos de cada uno, se pueden considerar «económicos» precios muy diferentes. Para mí el límite de las plumas económicas son los treinta euros. Obviamente, esta es una cuestión subjetiva y podría poner cincuenta, o también veinte, pero creo que las plumas entre treinta y cincuenta euros aportan muy poco o nada que no tengan otras plumas por debajo de los treinta. Además, por debajo de treinta hay un gran número de plumas con una mayor relación calidad/precio.

Easy Clic LAMY Safari Sailor Fude DE Manen
LAMY Neex Pelikano junior Tachikawa School G

Aunque mi límite para considerar una pluma «económica» sean 30€, las que se encuentran en la franja superior,  entre los 20 a los 30, tienen que tener alguna cualidad excepcional para que me interesen.
Cuando busco plumas me llaman la atención las que cuestan entre 5 y 20 euros. Excepcionalmente hay alguna de menos de 5 euros que tiene un desempeño fantástico, pero son muy pocas. La mayoría de las que he comprado de menos de 6 euros han resultado ser plumas para un año o menos.
Antes de hablar de marcas he de decir que no tengo ningún beneficio promocional, y esta es una opinión neutral y desinteresada. Si algún día los fabricantes o vendedores me envían plumas para que las pruebe y opine, os lo haré saber, aunque espero seguir emitiendo una opinión imparcial. Al fin y al cabo, treinta euros no son como para vender ni tu alma ni tu opinión.

LAMY Safari Vista

Aunque existen plumas con una relación precio calidad fabulosa, como la Platinum «Preppy», varios modelos de Pelikan o Bic, mi pluma favorita es la Lamy modelo Safari. Esta pluma tiene unas prestaciones y un diseño excepcional. Su precio oficial es 18,90€, y puede comprarse entre 16 y 24 euros según el punto de venta, aunque es difícil encontrarlas por debajo de su precio odicial, porque la firma prohíbe el descuento a sus distribuidores oficiales. Y tambien hay que tener cuidado, pues al tratarse de un modelo muy popular, hay imitaciones imposibles de diferenciar en una venta por internet, pero de inferior calidad evidente al tacto y en el uso. Las Safari por debajo de diez euros, ni de segunda mano.
En los grandes almacenes más conocidos de España puede encontrarse a 19,90€ . Si en vez el modelo estándar se prefiere el color del año o el modelo AL, metálico, fabricado en aluminio, la cosa puede subir unos pocos euros, pero se mantendrá por debajo de los 30 salvo para los modelos XL, cuyo precio oficial es de 49€. y que por tanto se salen de mi clasificación de «económicas».

Bic Easy Clic

Otra pluma que reúne las condiciones de calidad imprescindibles para que yo pueda comprarla es probablemente la Bic «Easy Clic». Aunque su precio es España es de unos seis a ocho euros, compré recientemente una en Francia por 3,5€, menos dinero del que cuestan aquí las plumas de usar y tirar. Esta pluma no me gusta demasiado por su tamaño y otros inconvenientes de diseño, pero su desempeño y calidad es excepcional y las cosas que a mi no me gustan de ella pueden gustar a otras personas.

Las plumas más baratas que he comprado costaban alrededor de un euro y medio en Auxchamps/Alcampo (fabricadas para ellos) y por internet, procedentes de China. Aunque algunas escriben bastante bien, suelen ser productos de un año, debido a la calidad de los plásticos u otros detalles, pero alguna de estas puede sorprenderte, y hacerte preguntar porque hay plumas que cuestan mucho más y no escriben mejor.
Es normal que haya plumas mucho más caras, debido al diseño, la calidad de los materiales, la parte de trabajo artesano implicado en la fabricación y el uso de materiales nobles, que muchas veces convierten una pluma estilográfica en una joya o en un elemento de ostentación, además de un instrumento de escritura. A mi no me interesa lo superfluo y solo quiero aquello que mejore la experiencia de escritura, con unos mínimos, al mejor precio posible. Estéticamente, me gustan algunas plumas muy caras, y seguro que disfrutaría escribiendo con algunas de ellas, pero no tanto como para pagar lo que cuestan.  Sin embargo, por si alguien considera la posibilidad, he de decir que no me importaría aceptarlas como regalo.
Espero que el tema os interese, porque pienso seguir con él. Como tengo los comentarios vetados por razones de seguridad, si queréis comentarme algo, podéis hacerlo a través de correo electrónico usando el enlace que hay en la portada del dominio o aquí directamente.

Publicado en Dibujando letras | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La raíz cuadrada

Tras un bachiller de ciencias, una carrera más bien técnica y un desempeño profesional en el campo de la tecnología, tengo que confesar que no sé hacer raíces cuadradas y nunca me ha hecho falta.(1/8)
Siempre que necesité sacar una raíz había una calculadora, una hoja e cálculo o una regla de cálculo para obviar el trance. Tampoco sé aunque una vez supe, ecuaciones diferenciales, límites o integrales. El cálculo infinitesimal no se me «hacía bola» porque (2/8) entonces no se decía eso. Y aunque agradezco los esfuerzos de muchos profesores por reconciliarme con Cauchy, Leibniz y otros eminentes matemáticos, me pregunto por qué nunca hubo en mis planes de estudios cosas tan importantes como (3/8) El funcionamiento de la bolsa, como pedir un préstamo, cómo calcular el precio de una hipoteca, como hacer un presupuesto o llevar las cuentas de casa, la diferencia entre «ropa delicada» y «blanca», como hacer una fabada, recurrir una multa o planchar unos pantalones. (4/8)


Todas esas cosas me han hecho mucha falta en la vida, por no hablar del sexo, del que tan poco nos dijeron, sobre todo si exceptuamos las mentiras, … Y todo ello he tenido que aprenderlo, a veces con alto coste, dolor y sufrimiento. No me malinterpreten, (5/8) las matemáticas y la ciencia básica son fascinantes. Y la literatura, el derecho, la filosofía y el latín. Pero hay que determinar si se puede aprender todo de todo, en que medida y cuánto de «enseñanzas para la vida» hay que incorporar y yo propongo (6/8) que formen parte de los estudios básicos los principios del Derecho, la Economía, la Lógica, la Filosofía y la Elocuencia, la Cocina, el Baile y las Relaciones Humanas (con y sin sexo) el Civismo, la Publicidad y el Marketing, la Supervivencia, la Medicina y el Bricolaje, (7/8) … por supuesto sin menoscabo de muchas otras que se dan hoy y no se daban antes, como Ecología, Reciclaje, … Eso sí que sería un tema para ponerse de acuerdo los políticos de una forma muy facil: que no opinen y simplemente hagan caso a los expertos. Y quizás tengamos un futuro. (8/8)

TwiterEste texto se publicó por primera vez en mi cuenta de twitter (@rpla) como un hilo. El estilo del texto ha sido editado para evitar entradas repetitivas, sin alterar el sentido de las frases. También algunos de los pártrafos sobrepasan el número de caracteres permitidos porque los paréntesis con la numeración no forman parte de los mensajes originales.

Publicado en Fugaces | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Motor eléctrico sencillo

He visto multitud de veces sencillos motores eléctricos construidos con apenas un cable, una pila y un imán. Y siempre había sentido la tentación de construir uno.
Por otra parte mi nieto es un muchacho sumamente curioso al que además le puedes explicar como y por qué algo funciona de una forma determinada con la certeza de que lo recordará. A mi me parece fascinante y me supone un reto constante encontrar cosas con las que asombrarle. esta tarde mientras él estaba en la salita desplumando a su abuela en el «Monopoly» yo me he puesto a buscar en el cajón de los cables un trozo adecuado para el experimento. He elegido un cable que compré hace un tiempo para hacer conexiones en la placa de pruebas y una pila nueva, así como unos imanes de neodimio que compré por internet hace tiempo a una conocida tienda china online.

Con este material y unas tenacillas el reto más dificil era darle una forma al cable que se mantuviera en equilibrio girando sobre el polo superior (positivo) de la pila por uno de sus extremos al tiempo el otro mantuviera contacto con los imanes, adheridos por la fuerza del magnetismo a la base (polo negativo) de la pila.
Después de varios intentos lo he conseguido retorciendo el cable como un muelle que rodea la pila y da cierta elegancia y armonia a su movimiento, un efecto plástico que a mi modo de ver realza el experimento.
A Victor le ha encantado. Le he contado el principio que explica lo que pasa en este experimento: por el cable pasa la electricidad. La corriente en el cable genera un campo magético, algo que pasa siempre que se mueven cargas eléctricas.
Sabémos por la física que el vector del campo está en un plano perpendicular a la direccion de la corriente.
Pero en un cable por el que pasa la corriente, el campo magnetico creado es posible que no se aprecie, de igual forma que un iman sobre una mesa solo se nota que es un iman cuando le acercamos otro iman o un objeto metálico que pueda ser atraido por el imán (la propiedad de poder ser atraido por el iman se llama ferromagnético).
En este caso el campo magnético creado por la corriente interactua con los imanes de la base. La resultante de ambos campos hace que el alambre gire, tal y como se muestra en el video.

Publicado en Frikilandia | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados en Motor eléctrico sencillo

Plumas de calidad

A la hora de considerar la compra de una pluma estilográfica económica, el precio no es el único factor a tener en cuenta. La calidad es importante. Y se aprecia en un buen desempeño de la pluma durante bastante tiempo, porque hay plumas que cuando son nuevas van muy bien, pero duran poco. Hay una serie de puntos críticos que van a diferenciar una pluma buena de una mala o un trasto inútil.

Partes de una Pluma

Plumín
Por económica que sea la pluma, el plumín tiene que cumplir su función, que es la de trazar una línea de tinta sobre el papel deslizándose de una forma suave, sin «rascar» el papel.
Flujo
El flujo de tinta debe ser el adecuado, ni producir tramos en blanco ni trazos irregulares, ni dejar tinta excesiva en el trazo. Depende del diseño de los canales que llevan la tinta del depósito al plumín y de la tinta usada. En principio, casi cualquier pluma puede funcionar con casi cualquier tinta de las recomendadas para estilográficas, pero con cada pluma puede pasar que unas tintas funcionen mejor que otras.  Hay que decir que en las plumas económicas estos márgenes son amplios y están hechas para trabajar con casi cualquier tinta.
Estanqueidad
Si el plumín permanece al aire un tiempo excesivo sin que la tinta fluya, esta se seca. Por eso el capuchón debe cerrar herméticamente. Si es de rosca, esta debe ser mecánicamente lo más perfecta posible, si es de presión, el «click» que oímos al poner el capuchón debe ser suficiente garantía. Desgraciadamente, algunas plumas económicas se fabrican con materiales baratos y el plástico se degrada o desgasta con el tiempo y el «click» deja de sonar alegre y la rosca se desgasta y dejan de cumplir su función.
Un detalle de diseño que puede paliar en parte este efecto y mejora la calidad de la pluma es el doble capuchón. Hay plumas que llevan, dentro del capuchón que vemos y manipulamos un capuchón más pequeño que ajusta con la parte de la pluma que sostiene el plumín. Este doble cierre aumenta mucho la resistencia de la pluma a secarse, pero obviamente encarece la fabricación y solo unas pocas plumas económicas lo llevan.
Materiales
El tercer elemento que influye en la calidad de una pluma es el material. Ya se ha mencionado que el plástico de baja calidad se desgasta y se deforma con el uso. El clip es una pieza unida al capuchón que  sirve para sujetar la pluma cuando la metemos en el bolsillo y si no es de calidad puede romperse, el capuchón puede deformarse o agrietarse al hacer presión para cerrar la pluma, el cuerpo puede romperse si cae al suelo… incluso recuerdo un plumín al que se le partió uno de los gavilanes la primera vez que intenté usar la pluma. En definitiva, el material de calidad hace que una pluma dure más.
Depósito
A mi no me gustan los alimentadores de ningún tipo. Son esos depósitos qe por diferentes sistemas permiten que la pluma succiones la tinta del tintero. Pero hay quien los adora y los considera un complemento imprescindible para una pluma. A mi, meter la pluma en el tintero me parece una mala idea, pero hay quien los adora. Prefiero con mucho los cartuchos de tinta, y los suelo recargar con una jeringuilla. Un alimentador que funcione mal, un sistema de cartuchos propietario que no permita usar los cartuchos estándar o un encaje de los cartuchos que tome holgura y desparrame tinta son cuestiones negativas al evaluar una pluma. Llevar un alimentador incluido suele encarecer la pluma.
Diseño
La parte más significativa del diseño, en relación a la calidad, es la ergonomía. Una pluma hostil en el punto en que se sostiene entre los dedos, no es cómoda para escribir durante mucho rato. Si es muy gruesa o demasiado fina, pesa mucho o muy poco, tiene capuchón largo que permite llevar un cartucho de repuesto, tiene o no tiene clip o sistema anti deslizamiento (normalmente un resalte en el lateral para que no ruede en las mesas inclinadas), son factores a considerar, más allá del mero gusto estético ya que cada cual tendrá el suyo y las plumas le gustarán pequeñas o grandes, de colores chillones o más «serios», de plástico o metálicas, transparentes u opacas…

En resumen, considero que la forma de evaluar una pluma es considerar como cumple con estos cinco factores:

    • Plumín que deslice suave
    • Flujo adecuado y constante
    • Buenos materiales de fabricación
    • Depósito de tinta adecuado (para mí: cartuchos estándar)
    • Diseño ergonómico

…que se pueden simplificar en que «proporcione una experiencia de escritura agradable durante mucho tiempo».

 

Publicado en Dibujando letras | Etiquetado , , | Comentarios desactivados en Plumas de calidad

Zarandajas del lenguaje

Visito una web de un movimiento solidario en el tema del momento que se refiere a sus promotores y miembros usando solo el género femenino, cuando me consta está compuesto por gente en general. Sin duda la página la debió hacer alguna persona muy solidaria, pero gilipollas.(Hilo 1/10)

El lenguaje mal llamado «inclusivo» es una de las lacras de la sociedad, junto a lo «políticamente correcto» y la «tolerancia» o la «libertad de expresión» siempre que está no se extienda a opiniones «incorrectas». (2/10)

El lenguaje «inclusivo» es un invento de los que a despecho del uso y norma del lenguaje, quiere encontrar formas de agravio inexistentes para echar la culpa de sesgos culturales y sociales que sin duda existen, a los otros. ¿Cómo vamos a entendernos si ni siquiera hablamos bien? (3/10)

Lo «políticamente correcto» se vende como una forma de respeto, pero en realidad es una censura que trata de sustituir la mezquindad por hipocresía. Algo así como blanquear la mierda y hacer como que no huele. (4/10)

La tolerancia que es el respeto a las opiniones ajenas viene de la práctica de la tolerancia que es «Permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente.». Y permitir algo ilícito, es decir injusto puede ser una actitud, pero me parece de dudosa virtud… (5/10)

Sobre todo si ese «respeto por la opinión» que no se comparte nos impide denunciar lo que consideramos justo o nos obliga a permitir ideas perjudiciales, hechos injustos, actos inmorales, porque el principal impulso del ser humano debe ser buscar y defender la verdad. (6/10)

Me sorprende que muchos que se llenan la boca con la libertad de expresión y otras cosas que en su boca son grandilocuentes, pero en sus actos resultan zarandajas, se empeñen en acallar a los que opinan diferente o no pasan su exquisito filtro moral. (7/10)

Así corremos el peligro de vivir en la dictadura de los necios que ignoran lo que debieran saber y quieren imponernos su ignorancia con la esperanza de que si nos volvemos más gilipollas que ellos puedan controlarnos mejor desde su miseria moral e intelectual. (8/10)

Si al punto el lector quiere saber si yo mismo soy uno de estos que crítico, he de decirle que si lo que pienso no le gusta, puede sin duda pensar otra cosa y expresarla como quiera, que su duda no me ofende, y si decide perder el tiempo contradiciendome, no puedo asegurarle… (9/10)

…que tenga tiempo o ganas de contestar, ni sea tan listo como para rebatir sus argumentos aunque no me sean convincentes, pero que considero la posibilidad de estar equivocado y leeré lo que exponga, que siempre se puede y es tiempo de aprender algo nuevo. (Fin del Hilo, 10/10)

TwiterEste texto se publicó por primera vez en mi cuenta de twitter (@rpla)como un hilo. El estilo del texto ha sido editado para evitar entradas repetitivas, sin alterar el sentido de las frases. También algunos de los pártrafos sobrepasan el número de caracteres permitidos porque los paréntesis con la numeración no forman parte de los mensajes originales.

Publicado en Fugaces | Etiquetado , , , , , | Comentarios desactivados en Zarandajas del lenguaje

Armas de Destrucción Matematica

Armas de Destrucción MatemáticaLa justicia es una aspiración natural en el ser humano. El signo de la evolución ha seguido el camino que ha llevado a la humanidad en pos de ideales como la equidad, la igualdad entre todas las personas, y en definitiva un trato justo e igual para todos lo ciudadanos. Pero justicia, igualdad o equidad son conceptos abstractos más cercanos a la perfección de las ideas que a la imperfección de las pasiones humanas. Los sistemas de gestión no se hacen sobre la base de la honradez y bondad de los administradores, sino intentando que, aun siendo estos imperfectos, el resultado de su gestión beneficie al interés público. En la administración publica las leyes se han ido adoptando para evitar las envidias o rencillas familiares, el nepotismo o la corrupción política, el abuso de los que detentan posiciones privilegiadas…
En la búsqueda de criterios firmes e igualitarios, alejados de sesgos y opiniones arbitrarias, las matemáticas han sido un buen elemento de ayuda. Las herencias se reparten según porcentajes establecidos desde la antigüedad, los intereses calculan la compensación del prestamista y se persigue su aumento excesivo como usura, se aplican fórmulas matemáticas para establecer la relación entre los votos y el numero de representantes que corresponden a cada facción.
La capacidad de ponderar diferentes factores de la vida real permite introducir fórmulas matemáticas para que su valoración quede alejada del capricho el administrador y los ciudadanos obtengan un trato siempre igual y por tanto cabe suponer, más justo. En esta cuantificación de la fida real ha profundizado la economía para estudiar la producción, el comercio, sus beneficios y de esa forma establecer tendencias y algo importante: realizar predicciones. El comportamiento humano a pesar de ser más difícil de cuantificar también ha sido sometido al imperio de los números y así hablamos de coeficientes intelectuales, nivel de angustia o seguridad en si mismo, asignando a estos conceptos unas cantidades según unos niveles que nos permitan comparar y evaluar situaciones, actuaciones, historiales, obteniendo como resultados calificaciones, baremos, puntuaciones, que podemos mezclar en otras fórmulas mediante modelos que deberían tener un comportamiento paralelo a la realidad. Establecida esta relación biunívoca entre el modelo matemático y la realidad, ya no solo podemos describirla y compararla, sino que podemos predecirla con un grado de acierto aceptable. Naturalmente, siempre que el modelo responda, efectivamente a esa relación biunívoca.
La rapidez del cálculo que proporcionan los ordenadores ha facilitado el adelanto en las investigaciones sociales. No en vano una de las primeras aplicaciones de un ordenador fue la confección del censo. Fue el tabulador electromagnético de Herman Hollerith con el que se realizó el censo de los Estados Unidos en 1890. Sesenta años después , el primer ordenador que fue comercializado en ese país, el UNIVAC, se entregó a la oficina del censo.
Desde entonces nuestra vida se evalúa de forma mecánica en numerosos procesos y bajo el imperio de diferentes algoritmos matemáticos. Y esto debería alegrarnos porque parece ser que de esa forma nuestra administración publica, economía, sanidad, educación o relaciones comerciales y laborales son más justas. Y aquí podríamos poner un final feliz si no fuera porque los científicos siempre se hacen preguntas.
Cathy O’Neil es una brillante matemática que desarrolló su carrera en la educación y después en el sector privado como científica de datos. Su experiencia y participación en el sector financiero en la época del hundimiento de los bonos basura le hizo dudar de su fé en las matemáticas como herramienta de justicia y bienestar. Adoptó una actitud activa en el movimiento Occupy Wall Street y estudió por qué los algoritmos, creados para el bien de la humanidad acaban siendo auténticas pesadillas. Porque los algoritmos no son leyes de la ciencia. Son opiniones expresadas con formas numéricas, se construyen en base a la experiencia y las opiniones de sus creadores o los que serán sus usuarios. Introducen por tanto todos sus sesgos, de género, de raza o sus prejuicios sociales.
Lo terrible, es que así como en la comunidad académica los descubrimientos son validados y comprobados por otros expertos, los algoritmos que deciden sobre puesto de trabajo, promoción profesional, precios de los seguros, capacidad de endeudamiento y otros muchos aspectos importantes de nuestras vidas tienen varias características terribles: son secretos y no suelen contrastarse en búsqueda de ‘falsos positivos’ o errores. Es decir, si tienen un fallo o un sesgo, normalmente no se corrige por injusto que resulte. Los propietarios de estos procesos solo atienden normalmente a un único objetivo: el beneficio económico.
La computación no puede por si sola resolver los problemas de los hombres. Amplifica la señal, pero también el ruido. Donde hay una injusticia, la convierte en sistemática. Si sobreviene el desastre, los enormes intereses en juego alejan el foco de los responsables para evitar pérdidas, de dinero, de prestigio, de poder en definitiva.
La autora del libro llamó a estos algoritmos perversos «Armas de Destrucción Matemáticas» en un juego con las siglas, en inglés y castellano de «Armas de Destrucción Masiva». El libro no trata de matemáticas, es un tratado de como la excesiva fé en las matemáticas, el ocultismo y los intereses económicos afectan a nuestra sociedad, a nuestras vidas, nuestro trabajo y nuestra riqueza o pobreza, y desde luego a nuestra democracia.
Puedo decir que el libro me pareció tan ameno e interesante que lo devoré en un par de días. He leído alguna critica negativa del libro porque no ofrece soluciones, salvo apelar a la conciencia de científicos y programadores y a la necesidad de que exijamos como ciudadanos que los politicos hagan leyes que obliguen a la transparencia de estos algoritmos y limiten su poder exigiendo la corrección de sesgos contrarios a nuestros principios morales y sociales. No me parece poco. Si su lectura sirve para concienciar a muchos sobre el problema, puede servir como principio de la solución.

Este artículo fue publicado por primera vez en Enero-Febrero de 2020 en «Revista de Aeronáutica y Astronáutica», Sección «Internet y tecnologías de la información» del nº890, pág. 141. y los enlaces que utilicé para documentarme aparecen en mi librería de enlaces en Diigo a la que se puede llegar usando el código QR de esta imagen.

Publicado en Libros, RAA | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en Armas de Destrucción Matematica

HEMA, económica y flexible

Creo que hace algo más de dos años, mi secretaria, conocedora de mi afición por las estilográficas económicas, me regaló una. Me dijo que habìa pasado por una tienda de tipo bazar y que la vió con tan buena presencia y tan barata que no se pudo resistir. Yo tampoco pude rechazarla. No habría sido correcto, ni sensato.

Estilografica HEMA

Efectivamente, la pluma tenía muy buena presencia, una pluma estilográfica de metal en color negro mate aunque también existe el mismo modelo en color metálico. La empresa no tiene más estilográficas a la venta. El clip y otros adornos son plateados y mide 12,5 cm. cerrada y 14,4 cm. abierta para escribir con el capuchón puesto, 11,6 cm. sin él.

De construcción metálica y aspecto moderno a pesar de sus colores clásicos, al ponerle un cartucho de tinta mostraba un comportamiento excelente. El flujo de tinta era correcto, se deslizaba sobre el papel suavemente y el trazo era el de una plumin de anchura «M» normal. Su precio, de 3€ resulta muy poco frecuente.

Me pasé por la tienda de la calle de Portaferrissa, en Barcelona. No sé si es una cadena o una franquicia, se llama HEMA y es una empresa de origen holandés con una larga tradicion en el comercio de productos para el hogar: adornos, regalos, papeleria, alimentación… En Barcelona hay solo cuatro y en Madrid hay cinco. Se trata de uno de esos bazares de productos económicos fabricados en China, pero seleccionados. El material de papeleria es atractivo pero de gama baja. La pluma, en sus dos colores me pareció de una relacion calidad/precio estupenda.

Algun tiempo después me compré la de color metálico. Aún no la he estrenado.  Me sorprende un artículo que he leído en un foro porque habla de que lleva un plumín extrafino, y muy duro, aunque parece igual que la negra que en ese aspecto es muy diferente.

La negra que tengo en uso me ha dado un resultado estupendo y se ha convertido en «la pluma de encima de la mesa». Empecé a usarla en el despacho para que la secretaría viera que la usaba y apreciaba su regalo. Ha resistido frio y calor y el abandono de los meses de verano entre junio y septiembre en que cambiaba de despacho. Estos dos años, después de varios meses sin usarla, ha vuelto a escribir como el primer día.

Tanto el peso (21 gr. con tinta) como la anchura son de mi agrado, eso, naturalmente es una cuestión personal, hay quien le gustan las plumas más gruesas o mas finas, a mi me gustan de tipo medio. Esta mide 1 centímetro en su parte más ancha. Se ha caido alguna vez al suelo con el tapón puesto y no ha sufrido daños. Por sacarle alguna pega, no admite cartuchos grandes, pero no lo considero importante.

Prueba de escritura

Pero sin duda alguna, lo más sorprendente es su plumin. Se trata de un plumin de acero, pero es moderadamente flexible. Es sensible a la presión y al ejercerla, los gavilanes se separan y el trazo se ensancha. Este efecto es moderado, pero muy extraño en plumines de acero económicos.

Estilográfica Hema Flexible Vídeo de Roberto Pla en Vimeo.

Por supuesto, ni que decir tiene que HEMA no patrocina este artículo, que no me han regalado nada, ni me han mandado muestras para probar, que he pagado religiosamente todo lo que he comprado en sus tiendas y que no tengo ningun tipo de interés, económico ni de otro tipo con la marca. Solo soy cliente de sus plumas y de su café. Pero esa es otra historia que algún día os contaré.

Publicado en Dibujando letras | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados en HEMA, económica y flexible

Que no te la cuelen

He repetido varias veces que coincido plenamente con Forrest Gump en aquel momento de la película en el que afirma que «tontos son los que dicen tonterías».
Demasiada gente inteligente olvida con frecuencia esta afirmación y sucumbe a la tentación de repetir una información dudosa. Cuando se demuestra que era una tontería, ¿como queda el prestigio del mensajero? Hay que ser inteligente de verdad y esforzarse un poco para no parecer tontos.
Uno de los barbarismos más populares de la actualidad es el término fakenews o noticias falsas [1], que se asocia, aunque no es en absoluto lo mismo, con la «postverdad». Su diferencia fundamental usando —ya que estamos donde estamos— símiles militares sería decir que publicar noticias falsas es una acción ofensiva, mientras que la postverdad o manipular una información para dar una versión favorable a nuestra posición es una acción defensiva.
Tal y como afirma en un excelente artículo Joaquín MüllerThyssen Bergareche, periodista y profesor de la Universidad Internacional de La Rioja, «la gran diferencia de la posverdad con respecto a la mentira radica en la disponibilidad del individuo a aceptar el engaño». Por eso señala que nosotros mismos somos el principal elemento de la postverdad. El engaño depende de nuestra disposición a aceptar ser engañados y aun a servir de altavoces de la mentira.
Nuestra mejor defensa es adoptar una actitud crítica. Algo que por otra parte debería ser la principal enseñanza de la escuela: el proceso para formarnos un criterio, diferenciando lo creíble de lo dudoso y de lo increíble.
La tecnología, que nos trae el engaño, también nos da herramientas para analizar la información. Siempre he recomendado un uso intensivo e inteligente del omnipresente buscador, aunque, si no queremos dejar huella, tenemos otras opciones como duckduckgo.com, el buscador que no registra ni comercia con nuestras búsquedas.
Pero además del buscador hay páginas más específicas que se dedican a investigar y desmentir o confirmar bulos. En español tenemos una de calidad, denominada Maldita.es.

Maldita.es
Se trata de un proyecto periodístico iniciado por Julio Montes y Clara Jiménez Cruz cuya finalidad es proporcionar a sus lectores «herramientas para que no se la cuelen». Además de analizar las redes sociales y la información que proporcionan los llamados Maldit@s (usuarios de la web), la web analiza el mensaje aplicando técnicas del periodismo de datos para su verificación. Tiene diversas secciones, como Maldita Hemeroteca, Maldito Bulo y, la más reciente, Maldita Ciencia para combatir diferentes tipos de informaciones falsas desde diversos flancos.
Por su labor, Maldita Hemeroteca fue galardonada con el Premio José Manuel Porquet de Periodismo en 2015 y finalista del European Press Prize 2016. Además, Maldito Bulo también fue finalista de este mismo premio en 2017. Una herramienta muy recomendable, porque usarla puede evitar que parezcamos unos malditos tontos.

Este artículo fue publicado por primera vez en Septiembre de 2018 en «Revista de Aeronáutica y Astronáutica» Sección «Internet y tecnologías de la información» del nº876, pág. 701.

[1] Últimamente se ha recomendado sustituir el término «Fake news» por «desinformación», considerando que el término inglés o su traducción se utilizxaban de forma imprecisa y de orma excesivamente pródiga.

Publicado en RAA | Etiquetado , , , , , | Comentarios desactivados en Que no te la cuelen