La llave

En la lista de Aviación Militar, con motivo de las pruebas del misil Taurus para su integración en los F-18 españoles se ha planteado la pregunta de si actualmente en caso de conflicto la llave de la actuación española estaría en nuestro país o la tendría alguno de nuestros aliados y proveedores de armamento.

Yo pienso que es impensable meterse en un “fregao” a “propios” que decían en la Academia. Es decir, contando únicamente con los medios propios. Con todo su poderío y evidentemente con la mayor cuota de libertad de acción del planeta ni siquiera los Estados Unidos tienen completa autonomía y por diferentes razones busca el apoyo de amigos, aliados y deudores en sus movimientos de ficha.

Si para la indudable primera potencia mundial es importante entrar en guerra con el apoyo de la OTAN, en una “coalición internacional” o bajo el amparo de las resoluciones de la ONU, tiene que ser por algo. Bien sea la apariencia de derecho o el ahorro de medios, o el quite que en un momento la cuadrilla puede ofrecerle al “mataor“, lo cierto es que ni al vecino del sur ni tan siquiera a Andorra somos libres de vapulearlos de forma autogestionaria, salvo en una pesadilla que nos llevase directamente a la cola de los parias.

Recuerdo muy bien la guerra de Malvinas. Estaba en la Academia y todos estábamos con el corazón de parte de Argentina y con la mente de parte del Reino Unido. Es decir: una cosa es lo que “te pide el cuerpo” y otra es lo que puedes hacer o las posibilidades de éxito que tienes. Y las de Argentina eran nulas según todos los manuales del mundo. El valor y el arrojo de los pilotos argentinos lo reconocen hasta los propios ingleses (que ganando ellos no les duele ser bien educados) el partido que le sacaron al material, los medios y el personal que tenían probablemente fue más del 120% incluso contando las estúpidas rencillas y competiciones entre cuerpos armados, pero …la lógica era inapelable.

Como muestra solo cabe pensar en que con un pedido de unos treinta Exocet pendiente, se metieron en la guerra con cuatro entregados. ¿Quien hizo pensar -suponiendo que fuera capaz de hacerlo- a Galtieri que Francia suministraría esas armas una vez iniciadas las hostilidades?.

Los medios, pocos o muchos, de infinidad de países, desde Chile hasta los Estados Unidos estuvieron a disposición del Reino Unido, y a mi modo de ver junto a cada monumento de los héroes de las Malvinas habría que poner una horca por si los sinvergüenzas que les mandaron allí pasan cerca, para que haya donde colgarlos, porque nunca la palabra “traidores” tuvo más sentido que para definir a los que para conservar lo usurpado, hicieron luchar, sin la más mínima posibilidad, a los usurpados.

Pero volviendo a la pregunta inicial, sobre si España -o cualquier otro país, incluso entre los primeros del mundo- puede iniciar una guerra sin el apoyo de sus aliados o sin aliados, la respuesta del manual es que no.

Esta entrada fue publicada en Rerum Militari y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La llave

  1. laullon dijo:

    Hombre, iniciarla, lo que se dice iniciciarla, si que puede hacerlo un solo país sin apoyo de nadie, pero ganarla (o aguantar) ya es diferente.

    Es mas, yo creo que para empezarla basta con un grupo de locos con un sombrero de cowboy y dos pistolas gritando YUUUHHOOOO…. (o cualquier tipo de sombrero y un par de armas nucleares)

  2. Roberto Pla dijo:

    German,
    no sabes como me alegra saber que se me lee desde tan lejos.
    efectivamente un gobierno irresponsable podría iniciar en una acción temeraria un auténtico desastre internacional.
    Este es otro punto interesante para meditar sobre los puntos débiles del sistema democrático. ¿Quien nos protege de un gobierno irresponsable democráticamente elegido?, ¿Quien puede definir “irresponsable”?.
    A toro pasado es muy fácil juzgar los hechos, pero en la arena con el toro, a ver quien se entretiene en filosofias…

    Hasta pronto.

Los comentarios están cerrados.