Pluma desechable Pilot VPen

La primera vez que me enseñaron un mechero de usar y tirar, era apenas un niño. La gente de Lérida hacía turismo de fin de semana en Andorra y mis compañeros se traían «joyas» como esas para enseñar en el colegio el lunes por la mañana. Entonces existían ya los mecheros baratos recargables y yo no entendía como algo tan práctico como un mechero podía tirarse cuando se le acababa el gas.

Hoy la conciencia de que el planeta es finito y la preocupación por una economía sostenible hace aún más extraño el concepto de usar y tirar. En el campo de las estilográficas resulta bastante absurdo que una pluma «desechable» cueste el doble que las más baratas del mercado que pueden recargarse con cartuchos. Además la estilográfica es un adelanto sobre las plumillas de tintero porque «puede recargarse» de tinta.
La estilográfica desechable, a mi modo de ver es una aberración de la tecnología y el consumismo.
Y este es mi principal argumento en contra de las plumas de «usar y tirar», y por eso no he comprado ninguna.  Hay que aprovecharlo todo y tirar lo menos posible, o la basura inundará el planeta.

La pluma mide 13 cm. cerrada, abierta con el capuchón encajado sobre el cuerpo 14,8 cm. y sin capuchón 11 cm. El diámetro de la zona de agarre es de 1 cm. u el máximo del cuerpo 1,1 cm. Se presenta con diseños en los que predomina el gris o el blanco y con extremos del color de la tinta que lleva cargada. Al ser todo el cuerpo su depósito, esta carga de tinta es más generosa que un simple cartucho o convertidor.

Dicho esto, voy a contaros mis impresiones sobre esta estilográfica desechable Pilot V-Pen, comercializada en Japón y en otros países como Varsity.

La probé por primera vez en Madrid, donde un compañero del trabajo la usaba a diario. Me habló maravillas de esta pluma y cuando la probé me sorprendió la facilidad con la que se deslizaba sobre el papel. Yo entonces estaba usando una Maped, que me había costado seis euros y con la que estaba muy contento. No me tentó ni por un momento pasarme a las desechables, pero aquella pluma VPen escribía muy bien, con una línea gruesa y regular, un flujo ininterrumpido de tinta, era cómoda en la mano y se la veía robusta.

Varias plumas VPen

En ese tiempo yo buscaba plumas para dibujar y el trazo grueso y uniforme no me gustaba mucho. Me fijé que en Youtube había varios vídeos nacionales y extranjeros que explicaban como convertir las plumas «desechables» en «rellenables».  Ahora he vuelto a buscar esos vídeos para contarlo aquí y he descubierto que hay dos sistemas básicos.
El primero consiste en retirar el conjunto de plumilla y alimentados con unas tenacillas y un poco de cuidado y rellenar el depósito de la tinta que queramos.

Plumin    alimentador

El otro sistema consiste en encajar la pluma en una jeringa modificada o usar un trozo de tubo como adaptador para hacer el vacio dentro de la pluma con la jeringa (medio llena de tinta) y luego dejar que el vacio hecho se rellene con la tinta de la jeringa. Se puede ver en este vídeo del usuario Kenneth Lee.  Este mismo usuario, en otro vídeo nos muestra como reemplazar la plumilla y el alimentador de una VPen por el de una Lamy Safari.

encajando la jeringa rellenando por succion

En uno de los vídeos, aprovechan para limpiar la pintura del cuerpo y queda este casi transparente, añadiendo a mi forma de ver un atractivo a la pluma, que se ve del color de la tinta de la que se rellena. La operación puede realizarse con un poco de acetona o bien con una lija fina micro-mesh.

Como puede verse, la VPen da mucho juego para los amantes de los experimentos y de hackear los productos industriales.

Los motivos para rellenar una V-Pen pueden ser diversos, el urbansketcher Teoh Yi Chie lo hizo para poder usar la pluma con tinta indeleble en sus dibujos a la acuarela. Puede ser un buen sistema para probar mezclas de tinta sin arriesgar una pluma más cara, aunque, insisto, hay plumas más baratas que usan cartuchos. Otros, supongo que animados como yo por la idea de no tirar lo que aún sirve, lo harán para aprovechar el plástico utilizado y cuidar el planeta.

Si decidimos conservarla, hay que tener en cuenta que es un producto fabricado para durar lo que su carga de tinta, el plástico puede degradarse y por ejemplo, el cierre del capuchón, tras un tiempo de uso puede perder su estanqueidad.

El usuario Master Shake de Youtube, también nos muestra en un video como usar un alimentador y plumilla de una VPen (Varsity) para sustituir la original de una Platinum Preppy, una pluma que no se vende por ahora con plumines de trazo tan ancho como la VPen.

La segunda VPen que he probado, ha sido un regalo. Carlos, un buen amigo de Girona, me la trajo un día y le agradecí el regalo porque me permitía comprobar el comportamiento de la pluma durante toda su vida útil sin comprometer mi intención de no comprarla. He podido comprobar que el trazo uniforme y el flujo constante pero adecuado de tinta sigue siendo una característica positiva, la hermeticidad del tapón es buena y la pluma siempre responde a la primera aunque lleve bastante tiempo sin usarse. La he llevado en el estuche con otras plumas y la pintura que adorna el cuerpo no se ha deteriorado ni borrado.
El clip de plástico del capuchón es efectivo y más resistente que el de otras plumas. Su diseño puede parecer algo tosco pero es muy efectivo.
No sabría decir cual es la duración de la tinta, en algunas ofertas la detallan en ‘kilómetros’ pero eso seguramente es algo difícil de comprobar fuera de una laboratorio de pruebas.
Mi opinión sigue siendo que el desempeño de la VPen como instrumento de escritura es muy adecuado, con un buen diseño y fabricación.

El trazo es un M grueso y yo prefiero el trazo fino. Por supuesto, sigue sin gustarme su filosofía de «usar y tirar» y aunque existe la posibilidad de recargarla, el procedimiento para ello es demasiado complicado, teniendo en cuenta que existen otras plumas, a precios muy similares que directamente se recargan con cartuchos, de forma que ni la economía ni la ecología aconsejan su compra, aunque técnicamente es un producto de una calidad muy buena y una relación calidad-precio, aceptable.

Publicado en Dibujando letras | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La matrícula

Explorar el mundo a través de Google Sreeet View siempre me ha parecido una actividad interesante, llena de sorpresas, que pueden verse en diversos artículos en la red.
Hay que decir que la posibilidad de callejear por ciudades en la otra punta del globo resulta muy interesante. Las postales nos traian antiguamente la imagen de los paises que visitaban nuestros amigos, ahora nosotros podemos ir a buscar las postales de los rincones del mundo que Google ofrece por gigas, o por miles, o millones: no sé ni siquiera, si las escenas posibles son contables o incontables, a que ritmo crecen cada día o con que periodicidad cambian, en realidad no me interesa demasiado.
Las imagenes del Street View me han servido en algunas ocasiones para practicar el dibujo, pero normalmente las uso de dos formas.
Una es para hacer de turista virtual y satisfacer mi curiosidad sobre el mundo. La otra descubrir los puntos claves de aquellos itinerarios que tengo que recorrer, buscando puntos de referencia para los giros, lugares donde aparcar próximos a mi destino o el aspecto del lugar concreto al que me dirijo.


En esto último estaba cuando descubrí una de esas joyitas que nos reserva este servicio de Google. Resulta que por motivos de protección de datos, Google difumina las caras de los viandantes o las matriculas de los coches. También algunos indicadores o los rótulos de algunos negocios, que supongo no pagan para aparecer en el buscador.
Sin embargo en un bonito pueblo ampurdanés me encontré esta escena. Algún vehículo había perdido la matrícula. Quien la encontró, en un ejercicio de civismo admirable, la dejó cuidadosamente apoyada en la esquina de la casa, donde Google la fotografió y se olvidó de ofuscarla. Así que su propietario, si no la recuperó, al menos sabrá donde perdió la matricula.

Publicado en Frikilandia | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Organización contra ideología

Hace tiempo oí a un político celebrar los treinta años de ayuntamientos democráticos y en la misma frase decir que había que trabajar por la consolidación de la democracia y elegir el modelo de administración que deseamos.

Parlamento Español

Entonces pensé que así nos lucía el pelo. Treinta años mareando la perdiz y resulta que ni teníamos consolidado el negocio ni sabíamos como lo queríamos llevar. Y la gente preocupada entonces por la crisis económica y hoy por eso y por la pandemia del coronavirus.

Yo me pregunto si dejaremos en algún momento de hacer el cimbel y nos dedicaremos a votar a los políticos en función del trabajo que realizan y los resultados que obtienen, de acuerdo con nuestros intereses y no con nuestra ideología.
Por regla general me aburre o me indignan las noticias sobre política. La mayor parte de las veces siento que no van dirigidas a mi, a menos que pretendan insultarme. ¿Nos insultan a todos al llamarnos estúpidos sin memoria o lo hacen porque realmente lo somos?

Como en el chiste, si dejamos la diversión al azar, lo más probable es que nos den por el saco.

Eso ocurre porque el caos es mucho más probable ya que la entropía en el universo aumenta y por tanto todo sistema abandonado al azar tiende al caos.
Por tanto la organización implica un esfuerzo para la disminución de la entropía y la consecución de objetivos es algo contrario al azar, por tanto, requiere esfuerzos.

El esfuerzo es impopular,.. y hoy el mundo se rige por la popularidad, no por los principios ni la lógica. Dadme un «reality» en «prime time» y moveré el mundo. Lo obsceno, lo vulgar y chabacano, el morbo y la aberración dan más cuota de pantalla que la bondad, la justicia, la sabiduría o la sensatez.

Los peores individuos de nuestra especie nos manipulan para mayor gloria de sus bolsillos y sus peores instintos, lo hacen en nombre del egoísmo disfrazado de patriotismo, mediante el miedo y la falacia, sembrados en una turba de ignorancia para obtener los frutos esperados.

Por el contrario nadie se preocupa de pensar, por ejemplo como mejorar el rendimiento del dinero invertido en administración, como hacer más eficaces las instituciones y librarlas de parásitos. Después de sabotear el bote se escapa del mismo gritando que se hunde, estorbando el trabajo de quienes quieren taponar la vía o llevarlo a buen puerto.

¿Cómo será la organización de una Europa unida?, ¿Cuántos órganos formados por elegidos habrá entre el ciudadano y el poder supremo de la unión? ¿Como se articulará la administración para que sea eficaz y todos los ciudadanos puedan ser iguales ante ella?

Constitución Española Estos pensamientos, escritos en el verano de 2017, en medio de las convulsiones nacionalistas en Cataluña, llevan tres años durmiendo en el cajón de los borradores. Al releerlos me doy cuenta de que no solo no hemos avanzado, sino que el mundo parece haberse vuelto loco. Y no voy a criticar a los políticos de uno u otro bando. Los responsables somos los ciudadanos que les elegimos y no les exigimos. «Cualquier sistema abandonado, tiende al caos». No nos lo enseñaron lo suficientemente claro en la escuela y por eso hay que repetirlo: «No hay nada que sea gratis que merezca la pena». Cuanto más interesantes son las cosas, cuesta más trabajo conseguirlas. Una buena administración, unas leyes justas, una administración eficiente, la democracia, la libertad, tienen la calidad proporcional al esfuerzo que invertimos en ellas. Si dejamos que los vándalos campen a sus anchas, si no luchamos por nuestros derechos si no nos empeñamos en la batalla contra el caos, la entropía aumenta. Tenemos que implicarnos, tenemos que ejercer de ciudadanos y tenemos que atrevernos a denunciar la estupidez, la corrupción, el totalitarismo, el populismo, y en general todos los «ismos», por que la política no es cuestión de ideología, sino de justicia, libertad, sensatez.

Publicado en Fugaces | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en Organización contra ideología

Tachikawa School

Hace un tiempo, paseando por mi tienda  de material artístico favorita en Barcelona, descubrí estas plumas recargables mediante cartuchos, diseñadas por la marca japonesa Tachikawa que vienen etiquetadas y marcadas como especiales para dibujo, manga y caligrafía. Tachikawa & Co., Ltd. fue fundada en 1935 en Japón y produce soportes para plumillas de alta calidad, plumillas para dibujar cómics y otros suministros de dibujo.

Pluma Tachikawa School

La pluma Tachikawa es la versión estilográfica de las plumillas para manga profesional de la marca, con la comodidad de que puede recargarse con cartuchos de diseño específico para ella. La tinta de estos cartuchos es del tipo permanente, de secado rápido, resistente al agua y resistente a la luz. Hay tinta (y versión de la pluma, con color diferente de capuchón y decoración) en negro y en sepia.

También hay dos tipos de pluma diferenciados por su plumilla:

Tachikawa School EF

La Extra-Fina , marcada EF junto al tapón y en el culote el «超細» (extra-fino, en japonés) y después ’02’.
Las puntas Maru son ideales para dibujar líneas finas y se usan principalmente para dibujar detalles como cabello, pliegues de ropa y pupilas oculares. Maru (丸) quiere decir «circulo» en japonés, no sé si hace referencia al hecho de que el respiradero es de forma circular o al hecho de que por ser poco flexible, el trazo es regular, del mismo ancho, como si fuera la huella de un pequeño círculo.

La Fina , marcada F junto al tapón y en el culote el «細» (fino, en japonés) y después ’02~05′, además de una «G» después del nombre «School» en el cuerpo.
La plumilla G es más flexible y permite dibujar líneas finas o gruesas en función de la presión aplicada. Se utilizan principalmente para dibujar líneas de contorno o efecto, pero también se puede usar en sombreados.

Es importante tener claro que pluma queremos comprar, pues en algunas tiendas, ni siquiera saben que tienen dos plumas diferentes en la estantería, incluso en alguna tienda online, ofrecen una School-G, pero en las fotos se ven los dos modelos de pluma la School (EF) y la School-G (F). A simple vista quizás la forma más rápida de diferenciarlas es que la «EF» tiene el agujero respiratorio del plumín redondo y la «F» alargado. Luego, naturalmente, está la «G» que aparece solo en el cuerpo de la School-G. En su funcionamiento, además del grosor del trazo, la diferencia más notable es que con la School-G se puede modular un poco la línea, variando el grosor del trazo.

plumín G Plumin naru

La tinta es resistente al agua una vez seca. Aunque dice que es de «secado rápido», para borrar el boceto a lápiz o usar acuarelas, conviene esperar un tiempo variable de minutos si se seca a temperatura ambiente que depende del papel, la temperatura,… y que a cada uno la práctica debe indicarle.

Por otra parte, la pluma está diseñada para uso frecuente y puede secarse si no se utiliza durante una o dos semanas. Esto depende también de la temperatura. Hay usuarios que aseguran haber tenido más problemas con la tinta seca, especialmente en la plumilla, pero que tras humedecer la punta en un poco de agua volvía a funcionar. Para evitar estos inconvenientes convienen asegurarse de que el tapón cierra herméticamente, escuchando el característico «clic» al cerrarla.  Puede que, dado el precio de la pluma, con el tiempo el tapón se degrade y pierda estanqueidad, yo la he usado dos años y ese momento no ha llegado. El fabricante advierte que si la pluma se deja seca durante más de tres semanas, puede dañarse permanentemente.
Sin embargo, si tuviera que hablar por mi experiencia diría que son plumas muy resistentes ya que de las tres plumas que compré, solo una me ha dado algún problema por interrumpirse su funcionamiento, a pesar de que alguna vez han estado bastante tiempo sin usarse, incluso más de un mes.

Para instalar el cartucho de tinta hay instrucciones en el papel que acompaña a los cartuchos, que parece indicar que para no clavarte el plumín lo hagas con el capuchón puesto. En otros lugares se indica que se mantenga la punta de la pluma hacia abajo. Para cualquiera que haya puesto un cartucho en una pluma solo hay que decir que lo haga con cuidado, pero es una tarea elemental.
El flujo de tinta es adecuado y no se interrumpe, tanto con la tinta original, como con la tinta «Carbon Ink» de Platinum con la que yo he rellenado los cartuchos originales.

Al principio alguna pluma parecía ‘rascar’ un poco el papel y estuve tentado de intentar eliminar ese pequeño problema puliendo suavemente la pluma. No lo hice y con el uso eso que me parecía un defectilllo, edsapareció. Podría ser incluso que yo no empuñase la pluma adecuadamente, o que el papel tuviera muchas fibras que se metían entre los gavilanes.

Como he dicho, además de la tinta original, negra y sepia yo he usado con un desempeño perfecto tinta Platinum pigmentada, la negra «Carbon Ink» y la de color sepia, con la que relleno los cartuchos originales por el clásico sistema de la jeringuilla.

La pluma es agradable al tacto, tiene un tamaño adecuado y el tapón es hermético, encajando perfectamente sobre el extremo de la pluma mientras esta se usa. Aunque son extremadamente económicas, después de dos años en mi poder, el peor defecto es que la pintura del cuerpo se ha desgastado bastante, pero nada que repercuta en su funcionamiento. En cuanto a otro desgaste por el uso. a la primera School G que compré se le ha deteriorado el extremo del gavilán derecho. No se si se trata de un desgaste habitual, aunque curiosamente es casi el mismo defecto que apareció la primera vez que al usé en un pluma que me cambiaron como defectuosa. Sorprendentemente, el plumín se me rompió el primer día de uso. Simplemente, la punta de uno de los gavilanes se rompió. Había comprado la pluma en una prestigiosa tienda de Barcelona muy cerca de donde vivía. Consideraron que era defecto de fábrica y me la reemplazaron.

Al precio que tiene, la pluma que acaba de morir está más que amortizada, y probablemente, en cuanto tenga ocasión, la sustituiré por otra de la misma marca y modelo, de la misma forma que a los que os gusta dibujar con pluma o queréis empezar a hacerlo, os recomiendo que probeis este placer japonés de las plumas Tachikawa.

 

Publicado en Dibujando letras | Etiquetado , , , , | Comentarios desactivados en Tachikawa School

Material de oficina

¿Sois fanáticos del material de oficina?, ¿Paseáis maravillados entre los expositores de las grandes papelerías?. Yo también. Es un placer ver las plumas, rotuladores bolígrafos, lápices bicolores, marcadores permanentes, para resaltar texto o subrayar, las pegatinas de papeles fosforescentes, las agujas para tablones de anuncios, los clips o las pinzas, la cinta adhesiva y los tampones, los botes de lápices, los afilalápices eléctricos, lupas o pinzas,… un mundo casi mágico de posibilidades.

En esos largo paseos, casi siempre encuentro algo interesante que «necesito» y tengo que comprarlo. Por suerte es una debilidad que no sale muy cara. Además de las estilográficas económicas, las tinta y el material artístico (blocs, pinturas, pinceles y demás) me encanta encontrar artículos que no conocía o con aplicaciones novedosas. Siempre hay algo que aprender.

percha

Pero también hay otra cosa que me gusta y está es encontrar usos atípicos para el material de oficina. Este es uno de ellos.

Cada día al llegar al trabajo, me cambio de ropa. Tengo un armario en el despacho y allí tengo la ropa de trabajo y dejo la de calle. Pero los pantalones, con el cinturón puesto tienen una maldita tendencia a escurrirse de la percha, salvo que los equilibres en una postura que suele producir una doble raya, u otras arrugas, algo que me enerva.

No sé cuándo compré esta pinza de papeles. Hace mucho. La he usado para mantener unidos los papelitos de notas sobre la mesa del despacho, colgar avisos en el tablón de anuncios y sujetar folios a una base de contrachapado para tomar notas. Y ahora, felizmente, para sujetar los pantalones a la percha.

¿Vosotros hacéis algún uso atípico del material de oficina?. Estaré encantado de incluirlo en los comentarios si nos lo contáis por correo.

Publicado en Fugaces | Etiquetado , , , , | Comentarios desactivados en Material de oficina

Alianza Aeronáutica

Han sido muchas las asociaciones de diferentes tipos que durante el confinamiento han mantenido su actividad con carácter virtual realizando actividades mediante videoconferencias y liberando recursos multimedia en un intento de colaboración para paliar los efectos de la crisis.

En el campo aeronáutico La Asociación de Amigos del Museo del Aire empezó a organizar conferencias “virtuales” de tema aeronáutico. Pronto surgió la idea de colaborar y esto dio lugar a lo que se ha llamado la Alianza Aeronáutica, entre las asociaciones aeronáuticas (por orden alfabético) Asociación Aire, Asociación de Amigos del Museo del Aire (AAMA), Fundaciò Aeronáutica Mallorquina (FAM), Fundación Infante de Orleans (FIO), Museo Aeronáutico de Málaga y Sociedad Aeronáutica Española (SAE) que han pretendido, según su comunicado inicial, “llevar lo mejor de la aeronáutica a los ciudadanos españoles para que juntos, mayores y pequeños, aficionados y profesionales puedan conocer más de nuestra realidad, de nuestra industria, de nuestra Historia y de la cultura Aeronáutica y Astronáutica”.

Espero sinceramente que esta iniciativa no se acabe tras la crisis sino que se extienda y crezca por el bien de nuestra cultura aeronáutica.

aire.org

Publicado en Aerotrastorno | Etiquetado , , , , | Comentarios desactivados en Alianza Aeronáutica

Arte y Tecnología

Es frecuente que al mostrar un bello dibujo te pregunten: «¿Lo has hecho tú?». Si la respuesta es afirmativa, se produce una exclamación de sorpresa y admiración. Si a continuación aclaras que lo has calcado, la sorpresa admirativa se torna decepción y una cierta reprobación, porque nadie considera que calcar un dibujo, incluso copiarlo, tenga el más mínimo mérito artístico. Independientemente de que esta consideración sea justa o no, creo que es ampliamente mayoritaria.

Durero: Hombre dibujando un lute

Aunque no suelo calcar mis dibujos, he reflexionado bastante sobre qué cantidad de participación de la técnica o la tecnología en la confección de una obra se considera arte y a partir de que momento resulta ser, o se considera, un fraude.
El collage, por ejemplo, no requiere una especial habilidad, salvo la de elegir imágenes, recortarlas y combinarlas en una nueva composición.  De hecho la propia fotografía, producto completo de la tecnología, se considera por muchos un arte, como también el cine, denominado «séptimo arte». Aunque el artista de estas disciplinas aporta su imaginación para la composición de las escenas e intenta transmitir un mensaje de ideas y sentimientos, los medios que utiliza son tecnología, y no tienen nada que ver con la habilidad manual. Así parece que el arte es la habilidad de imaginar y crear ideas que resulten novedosas o sean plasmadas de forma original, aunque los medios sean completamente tecnológicos, como el cine, vídeo, fotografía o performances basadas en ordenadores, juegos de luces, fuegos artificiales o fuentes que fluyen con armonía.
Y así podríamos hacer un repaso a otras artes, considerando si el órgano o la guitarra electrónica son instrumentos menos dignos de ser considerados artísticos que la trompeta, el tambor o la lira.
Si el escultor, en lugar de modelar con sus manos el barro o la cera y fundir la obra final en bronce -algo que por cierto, muchos artistas encargan a un taller de fundición- modela los volúmenes imaginados con un software adecuado y crea la figura final con una impresora 3D, ¿es menos artista?.
De vuelta al tema del dibujo, Diré que en mi opinión, dibujar es resolver un problema que consiste en representar en dos dimensiones un objeto o escena tridimensional. Por ello, a mi modo de ver, calcar otro dibujo ya hecho, o incluso copiar de una fotografía, aun cuando puede mostrar un encomiable dominio de la técnica de la representación gráfica, no es arte, porque la aportación del autor es mínima y elude la cuestión principal: la interpretación del volumen como una imagen bidimensional, de la misma forma que no es iguar modelar un personaje u objeto 3D que escanearlo para construir una réplica.
El trabajo los diseñadores gráficos o de objetos, requiere una alta dosis de creatividad, y pueden considerarse arte en la medida que sus soluciones son estéticamente bellas, transmiten ideas y son aportaciones y soluciones originales, por mucho que con determinadas técnicas, el resultado final sea producto de un proceso industrial.

Alegoria del Arte Italiana. Giovanni Paolo

Tampoco tengo ninguna duda que cuando a la realización de la obra artística se añade una habilidad manual y en la medida que esa habilidad es excepcional y poco frecuente, la calidad de la obra crece, por el valor estadístico que le confiere el hecho de que sean muy pocos los dotados de la habilidad necesaria para realizar esa obra «a mano alzada». Pero entonces, ¿se trata de un mérito artístico? ¿O quizás el mérito estriba en su excepcionalidad?.
El hombre, desde sus orígenes, ha utilizado su mente para crear herramientas que le permitan realizar diversas funciones con mayor eficiencia. Imaginemos el asombro de los primeros admiradores de las obras de pintura rupestre. Que sorprendente sería adivinar las conocidas siluetas de los animales en las paredes de la cueva, las siluetas de las manos, o las propias figuras humanas representadas en aquellas primeras pinturas, supondrían una ola de admiración hacia los artistas que las crearon y de alguna manera se consideraron útiles para la comunidad, de forma que perduraron y se transmitieron de maestros a discípulos. Pero ¿qué le pasó al inventor del pincel? Quizás fue tachado de poco purista, de hacer «trampas» al no pintar con los dedos, de pervertir el arte de sus mayores con técnicas poco ortodoxas, indignas de ser consideradas verdaderas expresiones artísticas.
En la historia de la pintura, el uso de la técnica ha sido una constante. Los pintores de determinadas épocas eran auténticos expertos en pigmentos y fabricación de pinturas, las técnicas adecuadas para mantener una pintura sobre una pared o estamparla en un papel.
La evolución nos ha llevado por el camino, más eficiente, de la especialización y los pintores no se fabrican ya sus pinturas ni en muchos casos se preparan sus lienzos. Pero siguen usando herramientas tradicionales como los pinceles, espátulas, caballetes… y otras menos conocidas por el público en general, como el tiento o apoyamanos, una varilla con un extremo acolchado que se usa para apoyar la mano con el pincel y mantener el pulso al pintar detalles pequeños.  Tampoco resulta difícil imaginar que las cuidadas perspectivas de famosos cuadros fueron trazadas con la ayuda de reglas o cordoncillos tensos impregnados en tiza o carboncillo usados como tales reglas para trazar rectas.
En los cuadros de los pintores clásicos famosos por sus perspectivas como Canaletto están llenos de rectas que es impensable que fueran trazadas a mano alzada.

Plaza de San Marcos. Canaletto

Antes de la existencia de la fotografía, los retratos exigían largas y tediosas sesiones de posado. La fotografía se ha constituido en un apoyo para muchos artistas. Salvador Dalí consultó cientos de fotografías hechas expresamente para considerar la perspectiva de su famoso «Cristo de San Juan de la Cruz» y otros de sus cuadros.
También se puede usar un acetato o un cristal con una parrilla dibujada para ‘reproducir’ lo que el ojo ve a través del mismo sobre una cuadricula proporcional esbozada sobre el lienzo, sin que sea otra cosa que una forma algo más sofisticada de obtener las proporciones del modelo que el clásico gesto de «medir» con el lápiz o el mango del pincel.
La cámara oscura, que ya describió Leonardo da Vinci es una caja con un agujero a través del cual los rayos que iluminan una escena adyacente se cuelan y proyectan una imagen en la cara opuesta al agujero. Y eso funciona en una caja de zapatos y en una habitación entera.  Se cree que el pintor Johannes Vermeer utilizaba uno de estos artefactos para pintar sus cuadros dotados de un gran realismo, pero al mismo tiempo con detalles que hacen pensar en su obtención a partir de la imagen proyectada por una cámara oscura.

camara oscura

La cámara lúcida es un sistema óptico basado en un prisma que permite superponer la visión del cuaderno de dibujo con la de la imagen frente a nosotros, aunque en la hoja del cuaderno aparece invertida, no tenemos más que «repasarla» para obtener un boceto «calcado» de la realidad.  Cuando no existían las cámaras fotográficas o la fotografía no era una tecnología rápida ni fácilmente transportable, permitían hacer rápidos croquis, con fines militares o de documentación de un paisaje o viaje.

camara lucida

Aun utilizando estos artilugios la realización de un dibujo de calidad no es tarea fácil. Hay que decidir que sombras o rasgos de la realidad deben convertirse en líneas y como sombrear o colorear una zona. En definitiva: sigue habiendo un problema que resolver y la técnica y creatividad del autor entran en juego para hacerlo.
La tecnología digital ha permitido crear numerosas «muletas» que pueden ser usadas como apoyo de los aristas. La fotografía, antaño un proceso complejo, se ha convertido en algo privado, ya que cualquiera puede disponer en casa de los medios para tomar las fotografías, visualizarlas e imprimirlas. Las imágenes fijas o el vídeo pueden proyectarse y a partir de la proyección calcarse sobre el lienzo.
Los bocetos hechos a mano pueden escanearse y ser tratados con programas gráficos para retocarlos, limpiarlos, o cambiarlos de color. A su vez el proceso de entintado o coloreado pueden realizarse con aplicaciones de software que imitan con increíble realismo las herramientas analógicas.
Hay programas para imitar lápices, plumas, rotuladores de diferentes tipos o pinturas, llegando a permitir configurar la absorción del agua por parte del papel, la velocidad de secado de la pintura o la inclinación del tablero para que la pintura se deslice por impulsada por la gravedad de una forma similar a como lo haría en el mundo real. Llegados a este punto, ¿Qué diferencia hay en usar un pincel analógico del mundo real o uno virtual del mundo digital?.

Autodesk Sketchbook mobile

Yo creo que la diferencia es la honradez. El cirujano, el orfebre o el pintor usan sus manos con increíble habilidad, ayudados de herramientas con fines diversos cuya belleza y bondad son muy útiles a la especie humana por su contribución a la salud o la cultura.
Usar sofisticadas herramientas tecnológicas no es lo que determina la calidad artística del producto. La creatividad, originalidad, la inteligencia, destreza, el trabajo y la belleza que acompañan la obra generada es lo que determina su calidad artística. Se puede ser un artista manipulando un robot o un pincel, pero si se miente sobre el proceso creativo llevado a cabo, quien lo hace es solo un mentiroso. El fraude anula el mérito del artista. El hecho de que un fraude no sea descubierto no anula su condición de fraude.
Por tanto estaría bien que seamos abiertos a las nuevas formas de creación artística. A mi, personalmente, muchas ilustraciones digitales me parecen mucho más artísticas que horrendos cuadros hechos por métodos completamente tradicionales.
La esencia del arte es la representación estética y armoniosa de la belleza y la transmisión de ideas. Y las buenas ideas de fábrica siempre serán mejor que las estupideces artesanales.

Publicado en Dibujo | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en Arte y Tecnología

Aire opensource para una crisis

Uno de los primeros recursos que resultaron críticos durante la pandemia del COVID-19 fueron las plazas en las unidades de cuidados intensivos y especialmente los respiradores.

Con vidas en juego, la tecnología dio respuestas rápidas y acertadas.

El resultado fue un diseño fácil de fabricar, barato y fiable que bajo una licencia libre (Open Hardware) ha llegado a sesenta países, como un mensajero de la capacidad española para el diseño industrial.

OxyGEN2

En la fábrica de SEAT en Martorell, con engranajes impresos en 3D, ejes de cajas de cambios y el motor adaptado de un limpiaparabrisas, el proyecto tomó forma. El objetivo era fabricar los respiradores con la máxima calidad y todos las garantías de seguridad industrial y sanitaria.

Tras su aprobación por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios la producción empezó el día 3 de abril, a un ritmo de 300 respiradores por día e una cadena de la fábrica que se reconfiguró para tal fin. La producción se detuvo el dia 11 de abril, al cesar los pedidos de los hospitales, debido a la mejora en la situación.

En el proyecto han participado once entidades, que han unido sus esfuerzos para allanar el camino que requiere un producto desde la mesa de diseño a su uso operativo.

El viernes 10/04/2020 se detuvo la producción como consecuencia del descenso de pacientes de UCI por la COVID-19, aunque la compañía señaló en un comunicado que «retomaría la producción de respiradores de emergencia si recibiera nuevas peticiones por parte de los hospitales».

Publicado en Fugaces | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados en Aire opensource para una crisis

Códigos Qr

Los encontramos en los sitios más insospechados y sin embargo hay quien no tiene todavía claro cual es el uso o utilidad de los códigos QR, esos cuadrados llenos de pequeños cuadrados en blanco y negro, colocados sin seguir una pauta evidente. Recuerdan aquella imagen que aparecía en las televisiones analógicas cuando no estaban sintonizadas. Los más jóvenes me perdonarán por usar este símil, pero el ‘ruido’ se representaba en una pantalla completamente llena de puntitos negros y blancos distribuidos aleatoriamente.

Sin embargo este cuadrado, es una forma de difundir información codificada en cuadrados blancos y negros, similar a los códigos de barras pero en dos dimensiones, en lugar de una. De ahí su otro nombre: Bidi o «código bidimensional». Fue desarrollado inicialmente en 1994 por Masahiro Hara y otro empleado de Denso Wave, una compañía japonesa subsidiaria de Toyota.

Presenta tres cuadrados en las esquinas que permiten detectar la posición del código al lector. El objetivo de los creadores fue que el código permitiera que su contenido se leyera a alta velocidad sin necesidad de alinear el lector con la etiqueta. 

Los propietarios de teléfonos móviles con cámara y conexión a la red, es más fácil que sepan que existe una utilidad en su teléfono que permite enfocar la cámara al código y ‘leer’ datos, frecuentemente una dirección URL, que nos lleva a una página de Internet, pero como no se trata de una función asociada al sistema, en algunos terminales hay que descargar una aplicación para leerlos. Yo uso «Qr-Droid» y «Escaner QR», ambas bastante útiles.

Un código QR también puede contener otro tipo de información: la localización geográfica, un texto cualquiera, una dirección postal, los datos para conectarse a la wifi local, un número de teléfono, o el contacto completo para incluir directamente en la agenda del teléfono. Hay que tener la precaución de usar una aplicación que nos permita visualizar el contenido antes de tomar ninguna acción con él, de esa forma evitaremos ser lanzados a través de enlaces sospechosos o de descargar archivos comprometedores, la prudencia debe ser la norma de todo usuario de las comunicaciones.

Nosotros también podemos crear nuestros propios códigos QR, muchas de las aplicaciones que los leen, también pueden crearlos y en internet encontramos páginas que nos permiten crear códigos QR de forma gratuita. El uso que como particulares podemos darles es etiquetar nuestras pertenencias para que en caso de extravío, quien las encuentre no tenga más que leer el código para marcar nuestro teléfono o escribirnos un correo electrónico sin error posible. Por otra parte el correo o el número de teléfono están así a la vista, pero de una forma mucho más discreta y compacta.

Por ejemplo, en estos dos códigos pueden leerse la dirección de este blog y mi dirección de correo.

Lo Marraco   Correo

A mi me encanta encontrar en los museos códigos QR que me lleven a la guía del museo con explicaciones sobre lo que estoy viendo. Me parece un sistema mucho más accesible que tener que acercarme a la pequeña etiqueta de la pared al lado de la obra para leerla y retirarme a disfrutar de lo expuesto.

Las direcciones que se integran directamente en los contactos de Gmail, un pequeño archivo en formato  también satisfacen mi poco aprecio a teclear los datos de mis nuevos contactos. Por favor, futuros amigos, poner un código QR en vuestra tarjeta de visita, bien sea en formato CSV o vCard, los que Gmail permite para importación y exportación de contactos.

Generador de Códigos QR Codes
Publicado en Frikilandia | Etiquetado , , , , | Comentarios desactivados en Códigos Qr

Estilográficas económicas

Como ya he explicado, me interesan las plumas estilográficas económicas, como instrumento de escritura o de dibujo, nunca como objeto de colección, joya o signo de estatus.
Lo primero que hay que explicar es que se entiende por «económica», pues hay plumas con precios desde un euro y poco, a miles de euros y según el nivel de ingresos de cada uno, se pueden considerar «económicos» precios muy diferentes. Para mí el límite de las plumas económicas son los treinta euros. Obviamente, esta es una cuestión subjetiva y podría poner cincuenta, o también veinte, pero creo que las plumas entre treinta y cincuenta euros aportan muy poco o nada que no tengan otras plumas por debajo de los treinta. Además, por debajo de treinta hay un gran número de plumas con una mayor relación calidad/precio.

Easy Clic LAMY Safari Sailor Fude DE Manen
LAMY Neex Pelikano junior Tachikawa School G

Aunque mi límite para considerar una pluma «económica» sean 30€, las que se encuentran en la franja superior,  entre los 20 a los 30, tienen que tener alguna cualidad excepcional para que me interesen.
Cuando busco plumas me llaman la atención las que cuestan entre 5 y 20 euros. Excepcionalmente hay alguna de menos de 5 euros que tiene un desempeño fantástico, pero son muy pocas. La mayoría de las que he comprado de menos de 6 euros han resultado ser plumas para un año o menos.
Antes de hablar de marcas he de decir que no tengo ningún beneficio promocional, y esta es una opinión neutral y desinteresada. Si algún día los fabricantes o vendedores me envían plumas para que las pruebe y opine, os lo haré saber, aunque espero seguir emitiendo una opinión imparcial. Al fin y al cabo, treinta euros no son como para vender ni tu alma ni tu opinión.

LAMY Safari Vista

Aunque existen plumas con una relación precio calidad fabulosa, como la Platinum «Preppy», varios modelos de Pelikan o Bic, mi pluma favorita es la Lamy modelo Safari. Esta pluma tiene unas prestaciones y un diseño excepcional. Su precio oficial es 18,90€, y puede comprarse entre 16 y 24 euros según el punto de venta, aunque es difícil encontrarlas por debajo de su precio odicial, porque la firma prohíbe el descuento a sus distribuidores oficiales. Y tambien hay que tener cuidado, pues al tratarse de un modelo muy popular, hay imitaciones imposibles de diferenciar en una venta por internet, pero de inferior calidad evidente al tacto y en el uso. Las Safari por debajo de diez euros, ni de segunda mano.
En los grandes almacenes más conocidos de España puede encontrarse a 19,90€ . Si en vez el modelo estándar se prefiere el color del año o el modelo AL, metálico, fabricado en aluminio, la cosa puede subir unos pocos euros, pero se mantendrá por debajo de los 30 salvo para los modelos XL, cuyo precio oficial es de 49€. y que por tanto se salen de mi clasificación de «económicas».

Bic Easy Clic

Otra pluma que reúne las condiciones de calidad imprescindibles para que yo pueda comprarla es probablemente la Bic «Easy Clic». Aunque su precio es España es de unos seis a ocho euros, compré recientemente una en Francia por 3,5€, menos dinero del que cuestan aquí las plumas de usar y tirar. Esta pluma no me gusta demasiado por su tamaño y otros inconvenientes de diseño, pero su desempeño y calidad es excepcional y las cosas que a mi no me gustan de ella pueden gustar a otras personas.

Las plumas más baratas que he comprado costaban alrededor de un euro y medio en Auxchamps/Alcampo (fabricadas para ellos) y por internet, procedentes de China. Aunque algunas escriben bastante bien, suelen ser productos de un año, debido a la calidad de los plásticos u otros detalles, pero alguna de estas puede sorprenderte, y hacerte preguntar porque hay plumas que cuestan mucho más y no escriben mejor.
Es normal que haya plumas mucho más caras, debido al diseño, la calidad de los materiales, la parte de trabajo artesano implicado en la fabricación y el uso de materiales nobles, que muchas veces convierten una pluma estilográfica en una joya o en un elemento de ostentación, además de un instrumento de escritura. A mi no me interesa lo superfluo y solo quiero aquello que mejore la experiencia de escritura, con unos mínimos, al mejor precio posible. Estéticamente, me gustan algunas plumas muy caras, y seguro que disfrutaría escribiendo con algunas de ellas, pero no tanto como para pagar lo que cuestan.  Sin embargo, por si alguien considera la posibilidad, he de decir que no me importaría aceptarlas como regalo.
Espero que el tema os interese, porque pienso seguir con él. Como tengo los comentarios vetados por razones de seguridad, si queréis comentarme algo, podéis hacerlo a través de correo electrónico usando el enlace que hay en la portada del dominio o aquí directamente.

Publicado en Dibujando letras | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados en Estilográficas económicas