La pantomima de la seguridad

Nuevamente he tenido ocasión de constatar la estupidez de las presuntas medidas de seguridad con las que nos fastidian y se burlan de nosotros en los transportes públicos.
Viaje a Madrid desde Murcia, ida y vuelta en el dia, Renfe, tren ‘Altaria’, clase ‘preferente’.
Por la mañana, en Murcia han instalado un control para acceder al tren. Yo he recordado con horror que llevaba en la bolsa la navaja multiuso que me regaló Mercedes. Se trata de una Victorinox, las cálebres ‘navajas del ejèrcito suizo’ y yo, obviamente, le tengo bastante cariño. He visto que el control se limitaba a pasar los bolsos y equipaje por un escaner, asi que me he salido de la fila -un gesto que debería haberme señalado inmediatamente como ‘sospechoso’- y he vuelto a entrar en la estación donde he buscado un rincón a cubierto de miradas indiscretas para sacar la navaja del bolso y metérmela en un bolsillo del chaquetón.

Victorinox

Me he vuelto a poner en la cola y he psado sin nigún problema el control. También me he fijado que como este ocupaba solo una parte del andén, por detrás del ascensor del paso subterráneo se podía acceder al anden sin pasar por el control. También me queda la duda de que es lo que habría pasado si no hubiera sacado la navaja del bolso, porque la mujer que atendía la pantalla del escaner no le hacía mucho caso.
Por la tarde, al llegar a la estación de Chamartin he vuelto a pensar en la navaja y en que alli en Madrid no solo habría un control con toda seguridad, sino que este sería más estricto y concienzudo que el de Murcia. He ido al servicio y he sacado la navaja del bolso, la he metido dentro de uno de los guantes y este lo he metido en el bolsillo del chaquetón con el teléfono, pensando que si pitaba en el portal los sacaría juntos y parecería que lo que pitaba era el teléfono.
Toda esta conspiración no ha servido para nada, pues cuando he bajado al andén resulta que no había ningún dispositivo de seguridad, solo un amable factor que me ha pedido el billete para indicarme cual era mi vagón.
No puedo comprender como tanta estupidez se repite una y otra vez. Si en Madrid no es necesario el control de seguridad, ¿Por qué lo es en Murcia? y de hecho si allí es necesario, ¿Por que se realiza de una forma tan absolutamente incompetente?
La única explicación es que los controles de seguridad son tan poco necesarios y tan fraudulentos como los informes que emiten chiringuitos como Noos, y que su única finalidad es engordar el bolsillo de la empresa de pseudo-seguridad que recibe el contrato-regalo. Y mientras tanto, nosotros los usuarios, a aguantar la incomodidad de la estupidez que todo lo puede.

Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La pantomima de la seguridad

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. lbarreiro dijo:

    Por lo que se, sólo buscan en el equipaje por bombas. No creo que se pueda secuestrar un tren con una navaja…

    • Roberto Pla dijo:

      Bueno, no se que habría pasado, la seguridad que sufrimos es bastante irracional. Tampoco creo que se pueda secuestrar un avion con un cortauñas o un frasco de colonia y he visto retirarlos. :-
      Y debajo de la chaqueta tambien cabía una bomba, …o dos.

Los comentarios están cerrados.