Un día triste

Hoy es un día triste.
Una vez más los políticos a los que pagamos para que trabajen por el bien común, nos traicionan y se ponen del lado de los poderosos y encontra de las más elementales garantías democráticas.
Hoy es un día triste porque en un inmoral ejercicio del “todo vale” y con la excusa de la defensa de la cultura, le han dado una vuelta a la manivela que nos arrebatan los derechos ciudadanos.
Y lo hacen de la forma más vil y rastrera, permitiendo que se prive a un ciudadano del derecho a la comunicacion, del acceso a la principal vía de informacion sin ningún tipo de garantía judicial y si nos atenemos a como se han desarrollado hasta ahora los “casos antipiratería”, condenado por aquellos mismos que le acusen.
La Eurocamara aprobó hoy que las autoridades administrativas de los Estados miembros puedan cortar el acceso a Internet sin orden judicial previa a los usuarios que descarguen contenidos protegidos por derechos de autor, como quieren hacer Francia o Reino Unido.
Podemos esperar que en un futuro próximo sea la SGAE la que decida si podemos acceder a internet y que es lo que podemos ver, asi como cuanto tenemos que pagarles por hacerlo. Probablemente los bandoleros decidan quien circula por la Sierra, los estafadores que cuentos te tienes que creer y los ladrones que ventanas hay que dejar abiertas.
¿Que podemos hacer?. Yo no sé cual es la solución, no oigo ni siquiera la voz que clama en el desierto, solo el llanto y el crujir de dientes, y la verdad, no se por qué Banco o Constructora votar en las próximas elecciones.
Mientras tanto la noticia importante es que los clubes de fútbol están pensando en hacer una huelga porque el parlamento español ha tenido la desfachatez de pretender que los multimillonarios futbolistas extranjeros paguen lo mismo que otros ricos privilegiados españoles.

Esta entrada fue publicada en Fugaces. Guarda el enlace permanente.