Colección Castellsaguer

Hace un tiempo, en una conversación con Jose Antonio y Enrique hablamos de quedar un día para ir a ver en Mataró una colección privada que según Enrique contenía verdaderos tesoros aeronáuticos. El otro día tuvimos ocasión de hacer la visita y me quedé maravillado al comprobar que todo elogio que pudiera haber hecho mi amigo, se quedaba muy corto.

Mercedes Bomba Contraincendios

Se trata de la colección de Josep Castellsaguer, no está abierta al público sino que por amistad con Enrique, el propietario nos la mostró en sus locales en un poligono industrial de Mataró. La colección ha sido expuesta en varias ocasiones con un gran éxito.
Empezamos por ver las maquetas de un P-51D y de un Corsair. Puede que fueran a escala 1:10, pero lo que realmente llama la atención es el nivel de detalle en una maqueta de unos 60cm de envergadura. Cada bisagra, cada pestillo, cada pieza se mueve como en el modelo real. Un auténtico trabajo de mecánica relojera.

FA 330 Bachstelze Motor radial
Motor dirigible 18 cilindros

Después de eso lo que más me llamó la atención fue la colección de motores en miniatura, a escalas entre 1:4 y 1:5 para optimizar su funcionamiento ya que la condición para pertenecer a la colección es que deben funcionar. Sin embargo el combustible utilizado es gas y muchos de ellos se han puesto en marcha solo como demostración de que puede hacerse, ya que su elevado precio haría que una avería o rotura fuera un desastre.
También llama la atencion una auténtica cometa de alas giratorias una Focke-Achgelis FA 330 «Bachstelze», restaurada de forma precisa. Es una cometa de alas giratorias que servía de elemento de observación aérea en los submarinos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

comparacion Detalle

La colección de motores de aviación reales es de las más completas en manos privadas y seguramente la envidia de muchos museos. Incluye desde un motor de los que propulsaban el Graf Zeppelin a un motor cohete de un misil balístico intercontinental.
No voy a decir que nos echasen de alli, nos fuimos por nuestro propio pié, pero la verdad es que nos habríamos quedado deleitándonos en cada pieza horas y horas.
Un sin fin de máquinas de vapor de diferentes usos, máquinas de tren de diferentes escalas y otras miniaturas, todas ellas precisas y bellísimas forman una colección impresionante.
Solo queda congraturlarse de que haya personas como Josep Castellsaguer que dediquen recursos privados a la conservación del patrimonio histórico aeronáutico con tanta sensibilidad y maestría.

Esta entrada ha sido publicada en Aerotrastorno y etiquetada como , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Colección Castellsaguer

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.