Amarillismo repugnante

Hace unos días me enteré de que el Consorcio del Castillo de San Fernando había cedido unas de las salas del monumento para que los musulmanes de Figueres realizaran los rezos del Ramadán. Se presentía que la prensa iba a encontrar carnaza en el asunto, pero de verdad que lo que jamás imaginé es que asistiría al repugnante espectáculo de racismo y xenofobia con el que nos están obsequiando los medios, aderezados de ignorancia, amarillismo y simples mentiras.

Plano del Castillo de San Fernando

Para empezar, según el medio sea de un amarillo más limón o tirando a ocre, así va el titular y la entradilla.
Algunos hasta se atreven a afirmar que “El Ayuntamiento de Figueras entrega una fortaleza militar a los musulmanes”(sic). El resto del artículo es tan vomitivo que me permitiréis que, contra mi costumbre, no enlace la fuente que es un panfleto que tiene , nada más y nada menos por nombre que “La Voz Libre”. He visto publicados otros artículos igual de repugnantes en ABC, elmundo.es o “El Confidencial”.
En general hay bastantes artículos que señalan al Ayuntamiento de Figueres como el cedente de los locales. En los foros de debate no se escatiman insultos para el Señor Alcalde o cualquier otro personaje, relacionado o no con la cesión, pero estos son auténticos pozos de mierda en los que disfrutan rebozándose los trolls de la red. Lo que sorprende es que medios que presumen de estar muy bien informados lancen rumores que no se sabe si argumentan por ellos mismos o repiten de sus “fuentes confidenciales” en los que puede encontrarse un fondo de racismo y xenofobia aderezados con un poco del más rancio y puro fascismo.
Estos rumores hablan del “malestar entre los militares”. Yo soy militar y no me molesta en absoluto que los ciudadanos de Figueres recen en paz según sus creencias. Tampoco he oído comentarios en ese sentido entre mis compañeros. No me cabe la menor duda de que habrá quien le parezca mal. Las opiniones son libres. Pero un “malestar” deja entender una opinión generalizada, que quien ha lanzado el bulo y escondido su nombre quiere dar a entender que procede de “los militares”.
También relaciona este malestar con el hecho de que la fortaleza es “Militar” y “un símbolo”. Majaderías. La fortaleza es del Estado y por tanto de todos los españoles. Hasta el momento está adscrita al Patrimonio de Defensa, pero finalizado su interés defensivo se administra por un Patronato en el que intervienen Defensa, el Ayuntamiento de Figueres y la Generalitat. En el Castillo de Figueres se realizan todo tipo de actividades culturales: exposiciones, conferencias, cursos de verano, ferias, y si es un símbolo de algo es de la historia de Figueres y de España de la cual los militares, como ciudadanos, somos tan partícipes como cualquier otro.
Otro de los asertos más repugnantes que he leído incluye la afirmación de que representa un peligro para la Residencia Militar que existe en el castillo el hecho de que entre 200 a 400 musulmanes entren “sin control alguno” a rezar en el Castillo. Así, de un plumazo se lanza la sibilina idea de que todo musulmán es un terrorista o cuando menos un sospechoso. ¡Que vergüenza!, ¡Que infamia! ¿Como puede haber gente tan estúpida y malintencionada?. A partir de esas premisas cualquiera de nosotros podemos ser despojados de nuestros derechos, ser sometidos a vigilancia o considerados sospechosos en función de nuestro apellido, de nuestras convicciones religiosas o de nuestro origen.
Este es el concepto que algunos cavernícolas tienen de nuestro Estado de Derecho, esta es la “libertad” que algunos propugnan, esto es lo que nos espera si cedemos ni un ápice en la defensa enérgica de nuestras convicciones.
No podemos callar. No se trata de un asunto de política municipal, ni de crónica social, ni -por supuesto- de orden público, ni tan solo es amarillismo sensacionalista. No nos engañemos, es fascismo en estado puro que socava los cimientos de nuestra libertad. Si apreciamos nuestra dignidad como personas y como ciudadanos debemos responder que queremos ser Libres. Que estamos dispuestos a defender y trabajar por la libertad de nuestros conciudadanos que trabajan y pagan sus impuestos, que conviven en paz y respetan las leyes y que para hacerlo no podemos transigir con los cobardes que promueven insidias y las ponen en nuestra boca. Que revuelven las aguas esperando pescar en su único provecho, que atizan el odio porque están secos de ideas y de sentimientos nobles.
No podemos callar, nos jugamos demasiado.

Esta entrada fue publicada en Rerum Militari y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Amarillismo repugnante

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. inokua dijo:

    Me parece ALUCINANTE!!! ¿va en serio? parece que estemos los años 30…
    lo que más fastidia es que como siempre, ponen en boca de la gente cosas que no dicen…

  3. Roberto Pla dijo:

    Bueno, no dudes que habrá quien tenga opiniones radicales, pero lo que no se puede es ponerlas como opinión generalizada de un colectivo o que la prensa amplifique lo que es llana y sencillamente una incitación a la xenofobia o el racismo…
    Esto se llama agitación. La agitación pretende ni más ni menos que generar descontento que lleve a la violencia para meterse en una escalada que lleve a una confrontación donde no hay motivo. Siempre hay carroñeros que esperan sacar provecho de esas situaciones.

Los comentarios están cerrados.