Cuadernos de papel reciclado

Hacia tiempo que quería introducirme en la encuadernación. Por una parte para elegir yo mismo el papel de mis cuadernos de dibujo, por otra para poder hacer cuadernos de papel reciclado y por último para disfrutar también personalizando el diseño de mis cuadernos.

El primer objetivo lo cumplí con el cuaderno nº 4 en el que utilicé papel de acuarela de unos 300gr. que me dio unos resultados excelentes, ya que hasta ese momento había usado, en mis primeros cuadernos papel excesivamente fino, que se ondulaba con facilidad al mojarlo. Para ese cuaderno simplemente reciclé unas tapas y usé una espiral, haciendo en tapas y hojas los agujeros con una máquina especial para esa finalidad.

El siguiente paso fue el cuaderno nº 13  y luego el cuaderno nº 16 en el que usé como tapas unos cartones del embalaje de un envío de Amazon y papeles de diversos orígenes, pero sobre todo papel de tipo «kraft», el típico papel marrón de embalar. De este hice un cuaderno gemelo para mi amigo José Ochoa.  La encuadernación seguía siendo del tipo «espiral».

Ese cuaderno lo vieron los participantes en el 2º Sketchbike -cuya ruta discurría por El Prat- y espacialmente a Eliana, la organizadora y alma-mater de la idea de los Sketchbike, le encantó. Ahí tuve la idea de hacer un cuaderno con motivos ciclistas para regalárselo, en agradecimiento a su contribución a la comunidad.

Encuadernación

El Sketchbike es una idea sencilla, se trata simplemente de hacer una excursión en bicicleta con paradas para dibujar. Se trata de que sea una actividad «para todos los públicos», de forma que los recorridos se eligen para que no sean muy duros.

El cuaderno que hice para Eliana era un clásico: cuadernillos cosidos con unas guardas, tapa, lomos y cinta para señalar la página. El papel elegido para forrar las tapas tiene un motivo de modelos de bicicletas. El papel de las hojas, sin embargo era un papel gris, reciclado de los embalajes de Amazon que además mi nieto Víctor había «decorado» en algunas partes, por lo que algunas páginas tenían «pre-dibujos». Quedé bastante satisfecho del resultado y creo que gustó también a quienes lo vieron. Eliana me hizo mucha propaganda, llegando a anunciar que vendería los cuadernos a quien quisiera uno, aunque yo no había pensado en ello.

Cuaderno Cuaderno
Cuaderno Cuaderno

La mayor parte del papel del que disponía procedía de sobres reciclados en el trabajo. La cosa empezó un poco en broma, pensando en que la trama de color azul de la mayoría de los sobres serviría como «cielo» para algunos dibujos. Por otra parte, los remites, matasellos, logotipos y membretes de los sobres, les daban un encanto especial, como una especie de historia paralela del cuaderno.
En el primer intento usé un cordel excesivamente grueso y lo cambié por el que aparece en la foto, comprado en el «Tiger». Los papeles de guarda, que cubren la parte interior de las tapas y la contraportada, son procedentes de sobres reciclados.

Pero para aprovechar al máximo estos papeles es difícil hacer librillos con ellos. De los sistemas de encuadernación de hojas sueltas, el que me pareció más compatible con un cuaderno de bocetos fue la encuadernación japonesa. Busqué por internet y como no, en YouTube encontré varios videos que mostraban en detalle como proceder para realizar el cosido del cuaderno. Con los papeles de notas reciclados de los folios que se imprimen solo por una cara en mi oficina, hice una prueba del concepto.

Bloc de notas Hojas Contraportada

Para el siguiente cuaderno de cosido japonés ya me atreví a usar papeles de calidad en la portada y las guardas, pero para la contraportada hice mi propio diseño.

Busqué una imagen de una bicicleta en internet. La simplifiqué con GIMP hasta convertirla en una imagen de un solo color sobre fondo blanco, fondo que retiré para exportarla como una imagen PNG transparente. Importé esta imagen en Inkscape y la convertí en un diseño vectorial con la opción «Vectorizar mapa de bits». Repitiendo esta imagen creé una trama que pudiera imprimirse en un folio. Después de varias pruebas imprimí la trama definitiva en un papel kraft, con las bicicletas de diversos colores, todas en la misma dirección, excepto una, para dar un toque que rompiera la uniformidad de lo diseñado en serie.

Cuaderno japonés Diseño contraportada
Guardas Hojas

El cuaderno tiene un tamaño muy agradable para dibujar, las hojas son de 21 cm. de ancho por 17 cm. de alto, aunque con el cosido de la encuadernación se pierden unos 2 cm. de ancho. Está formado por hojas de diversas procedencias, aunque en su mayoría son sobres reciclados.

Sin embargo la apertura de la portada puede que de problemas a la hora de dibujar. En próximas versiones tengo que asegurarme de que puede abatirse completamente mejorando la canaladura que se le hace para poderla doblar y que se pueda abrir cómodamente el cuaderno. Tampoco sé como resultará abrir el cuaderno para dibujar cuando vaya por la mitad, por ahora he hecho un único dibujo en él.

No he puesto detalles del proceso de confección porque yo he encontrado toda la información en la red ayudado del buscador. El material no reciclado, como papeles, cordel, cinta de guarda, pinzas punzones, etc lo he comprado en diferentes sitios. Hay tiendas super-especializadas como BaileAmillo en Madrid. En la primera fui a comprar papel y fueron muy amables, la segunda solo la conozco por referencias.

En Barcelona no conozco ninguna tienda especializada exclusivamente en material de encuadernación, pero compro papeles en Raima una papelería de culto donde es un placer perderte viendo todo lo que tienen allí. Otros sitios interesantes son Servei Estació, que tiene muchas cosas, pero no es barato, JPuy donde las veces que he entrado, a pesar de la variedad de productos nunca he encontrado nada interesante, y Casa Piera, en la calle mariano Fortuny, donde como siempre sobresale la profesionalidad, competencia y amabilidad de su personal. No sé si los mismos productos pueden encontrarse en Vicent Piera, porque estas tiendas, aunque están relacionadas, no son la misma empresa.  Y no puedo dejar de mencionar a Abacus que en algunas localidades está barriendo a las pequeñas papelerías por su gran surtido en libros, juguetes, material escolar y de manualidades, todo a precios difíciles de batir, pero no siempre con el surtido y la calidad que puedes encontrar en un tema específico en otras tiendas.

No obstante yo recomiendo pasear mucho por los bazares chinos y buscar, porque hay muchas cosas, como punzones, agujas gruesas, pinzas metálicas de mariposa, reglas metálicas, presas de carpintero, … que por el hecho de ser una tienda especializada te clavan y pueden encontrarse en los bazares de barrio a precios más económicos, igual que los hilos, o los adhesivos, que es mejor buscar en tiendas especializadas, como mercerías o droguerías, no de manualidades, porque las manualidades se han convertido en un capricho y los caprichos van a intentar cobrártelos. Y cuidado también con Internet, que a veces sale más caro que la tienda de la esquina.

Espero que con este artículo os animéis a hacer vuestros propios cuadernos. Si necesitáis más información, en la portada de mi dominio podéis encontrar mi dirección de correo para preguntar lo que sea: estaré encantado de compartir mis experiencias.

Esta entrada fue publicada en Dibujo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.