Dibujo casual

Aunque ya he dicho aquí que no creo en la serendipia como método de descubrimiento, no encuentro otro término para describir un estado de abandono de la voluntad al deseo de descubrimiento que te lleva de forma quizás aleatoria o quizás subconsciente al encuentro de nuevas ideas o paisajes.
Me gusta navegar de esa forma por la red, dejando que la curiosidad del instante elija los enlaces a seguir y saltar de una página a otra como en una ruleta de ideas. Durante estas exploraciones me veo como sumido en un trance completamente dominado por la curiosidad y abandonado a la asimilación de nuevas ideas. Quizás mi única conexión con la realidad es la barra de Delicious, que como una bolsa de excursionista me sirve para guardar los recuerdos de aquellos descubrimientos que me merecen más interés.
Hay veces que estos encuentros implican aplicaciones en linea que pruebo. La mayor parte de las veces desecho los experimentos, simples garabatos o imágenes que no habrían interesado ni al propio Pollock, y muy rara vez guardo el producto de estos experimentos que suelen tener por única finalidad analizar la funcionalidad de la página más que la creación de un nuevo contenido.

Paisaje

Sin embargo estos momentos de abandono me permiten desarrollar en segundo plano una meditación a fuego lento de otras ideas que a veces durante semanas ocupan solo un segundo plano de mi interés pero que van tomando forma, unas veces solo para acabar desapareciendo y otras para acabar tomando forma real. El dibujo que ilustra estas ideas ha sido el catalizador que las ha ido reuniendo y mientras lo hacía, probando la aplicación online Sketchpad, dibujaba y pensaba cuantos de estos dibujos han desaparecido en el torrente de bits que no desembocan en un fichero.
Y también que Sketchpad pide a gritos una tableta gráfica o un Tablet PC. Este experimento está hecho a base de ratón, y las herramientas de dibujo no son muy sofisticadas, pero para tratarse de una aplicación basada completamente en HTML y JavaScript sin duda es una pequeña maravilla.
Mientras pensaba esto ralloteaba la pantalla torpemente con el ratón e intentaba averiguar como funcionaba la aplicación, me relajaba y me abandonaba a mi pasión por el dibujo, sin duda más grande que mis aptitudes para el mismo. ¿Un paisaje?, es posible. En realidad un camino hacia la luz, un remanso de ideas, un lugar para el descubrimiento.

Esta entrada fue publicada en Dibujo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dibujo casual

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.