House no estaba

Fue una extraña sensación. Me desperté en medio de la noche y no podía moverme. No era como en la novela de Kafka, solo me daba un latigazo la espalda cuando lo intentaba. Era de madrugada y pensé que era muy temprano para montar el numerito. «mañana no me quedara otro remedio que ir al médico», pensé.

Cuando Mercedes se despertó le informé de las novedades y decidimos llamar a España para consultar con nuestra compañía de seguros, el RACC. Nos dijeron que pidiéramos en el Hotel que nos proporcionasen un médico. Lo hicimos y en el Hotel todo el mundo se movilizó de inmediato, un empleado subió a la habitación a comprobar si estaba bien y en unos minutos apareció un equipo de emergencias, una muchacha bajita y fornida y un musculoso hombre de color.

Después de una serie de preguntas y examen preliminar, me sacaron del Hotel en una silla y me llevaron en la ambulancia a un Hospital que no me pareció que estuviera muy lejos. En realidad era el NYU Hospital, en la 32th con la 1st. Ave. Allí ocurrió lo que ocurre en urgencias en cualquier país civilizado: después de un interés inicial por tu presión y temperatura y el estado de tu tarjeta de crédito ($650), te arrinconan en cualquier sitio y esperas unas horas hasta que alguien se ocupa de ti.

New York University Medical Center ER

Eso ocurrió dos horas después. Un médico que había llegado una hora antes con un vaso de café en la mano me realizó un examen completo con exploración rectal incluida. Quiero decir que me metió el dedo en el culo. Y después de darme unas pastillas, allí me quede de nuevo. Sobre las doce y pico aparece otro médico con muchas prisas y para mi asombro repite el examen y las preguntas. Y me volvió a meter el dedo en el culo. Digo yo que le podía haber preguntado al otro que sabor tenia y haber dejado mi esfinter en paz.

Se ve que el Dr. House no estaba, así que el gilipollas de turno me despachó con unas recomendaciones de que volviera si me dolía más o se me dormía la pierna o tenia dificultades para orinar.

Versión corregida de la enviada por correo electrónico a algunos amigos el día 19/08/2007 desde NY

Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a House no estaba

  1. Pingback: Lo Marraco » Blog Archive » Un chaval

Los comentarios están cerrados.