Carros de Combate

Me han llegado a casa los cuatro primeros libros de la colección “Carros de Combate” que la editorial RBA me envía, a través de Bloguzz para que opine de ellos. Como sabéis Bloguzz es una web que pone en contacto empresas y gente con un blog para que estos opinen sobre los productos de las empresas. El acuerdo obliga a publicar un artículo en el blog, pero no a que la crítica sea favorable.

Envio

Septiembre es época de series y fascículos. Creo que las editoriales tienen perfectamente estudiado que con el nuevo curso y también con el nuevo año la gente se encuentra en el estado idóneo para inicial nuevos propósitos, nueva vida, nuevas colecciones.
A veces las obras fragmentadas en estos fascículos o series de libros resultan sorprendentes por su -vamos a decir- “originalidad”, que si “zapatitos de porcelana en miniatura”, “cajitas de música”, o los más increíbles objetos seriados sobre el que cualquiera pueda pensar en hacer una colección. Un amigo metido en el negocio me confesó que además de observar las tendencias y lo que hacen los competidores (por eso muchas veces salen varias colecciones del mismo tema), las editoriales buscan –o encargan buscar a un experto- un artículo del que se venda o se pueda fabricar una serie a precios económicos y a partir de ahí se escribe la obra.
Sin embargo, de vez en cuando aparece una obra sobre «ese» tema que nos interesa y sobre el que no es fácil encontrar bibliografía en la librería del barrio o en nuestra ciudad.
Los grandes aficionados de un tema, especialmente los que tienen un poder adquisitivo elevado, no hacen colecciones de fascículos porque sobre ese tema tienen ya ‘casi todo’ lo que ha salido al mercado en monografías y tratados.
Las colecciones atraen a los jóvenes y a los curiosos porque representan un desembolso fácil de hacer, se pueden leer ‘en pequeñas dosis y satisfacen la curiosidad y el deseo de saber o iniciarse en un tema.
Per también podemos encontrar publicados en serie o fascículos alguna obra que desearíamos haber comprado cuando era una novedad editorial pero y que debido a su precio no tuvimos ocasión de conseguir.
Es evidente que existen razones para comprar una obra en fascículos o una colección. Mucha gente encuentra esas razones, por eso las editoriales publican esas obras: porque hay gente que las compra. Si somos uno de los candidatos a cliente, el dilema para nosotros es comprar la colección adecuada a nuestras necesidades. Por una parte, que los contenidos respondan a las expectativas que tenemos de la obra y por otra que la relación precio-calidad sea adecuada para nosotros.
A la editorial también le interesan los clientes convencidos y satisfechos. Eso garantiza que la tirada se mantendrá hasta el fin de la colección con pocos clientes descontentos o simplemente inconstantes que ‘abandonen’. Por eso e hace una tirada mayor y se facilita la adquisición del primer fascículo de la serie.

Libros

Para garantizar la fidelidad, que se traduce en seguridad en la aventura editorial, también se suelen hacer ofertas a los suscriptores, que se comprometen a adquirir toda la obra, en forma de regalos o descuentos. En el caso de «Carros de Combate» RBA da una de cal y otra de arena. Por una parte regala un «Set de somelier» que quizás quedó excedente de algún coleccionable de vinos y que no es más que un sacacorchos y un tapón cónico y la otra es un set de pinturas para modelismo, regalo este que si resultará práctico a aquellos que quieran montar las maquetas de Italerei que acompañan a la obra a razón de un vehículo cada cuatro libros.
La obra en cuestión está formada por libros editados originalmente por la casa británica Osprey entre los años 80 y 90. Sobradamente conocidos por los aficionados a los temas militares en los temas históricos que tratan no influye la ‘novedad’ y por otra parte sus ilustraciones tienen el encanto analógico previo a la era digital. Aunque no sean incunables, es una obra de referencia de la que aficionados a la historia y el modelismo sacarán provecho si la tienen en su estantería.
Una de las tácticas de las editoriales que publican fascículos es no mencionar el precio. Se trata de que te ilusiones con el producto y que pienses en lo maravillosa que es la obra y lo que vas a disfrutar. En el caso de la web de RBA no he encontrado el precio y no he querido introducir mis datos para averiguarlo, el numero de información es un 902, que cuesta dinero también para aquellos que tenemos tarifa plana y no pagaríamos si fuera un teléfono «normal». Por suerte para vosotros en la carta que acompañaba el envío venían especificados, así que puedo haceros partícipes de ellos:

  A la venta Quiosco Suscriptor
El temible Tiger I 16/09/10 1,95 € 1,95 €
El carro pesado Königstiger 28/09/10 4,95 € 4,95 €
Equipos de combate alemanes 05/10/10 7,95 € 0,00 €
Infanteria mecanizada 12/10/10 7,95 € 7,95 €
El carro medio Panther 19/10/10 7,95 € 0,00 €
Resto de entregas 7,95 € 7,95 €

Otro de los datos que parecen ser ‘Alto secreto’ es el número de libros de la obra. No he conseguido encontrarlo escrito de forma clara en ningún sitio. Puede calcularse en base a que habla de 15 maquetas y que las piezas de cada maqueta vienen repartidas en 4 libros. Total, 60 libros. Haciendo algunos números podemos calcular que la obra completa nos saldrá por 468 € en el kiosco y 452,10 € como suscriptor. Hay que tener en cuenta que los libros en inglés de Osprey cuestan los más baratos unas 12 libras, osea unos 15 euros, o los de uniformes en español, unos 10 euros. Las maquetas de vehículos a 1:35 cuestan en la tienda entre 25 y 30 euros.
Aunque no se suele leer la letra pequeña con los datos de la edición yo he encontrado allí uno de los elementos que más garantía me ofrecen sobre la obra. Se trata de que el asesor técnico de la misma es Juan Antonio Guerrero, una de las personas que más saben en España de coleccionables y fascículos y artífice de las más importantes colecciones de tema militar y aeronáutico con diversas editoriales.
En resumen: no os aconsejaría montar vuestra biblioteca a base de este tipo de obras, pero si os gusta el tema, no hay razón para no comprar una colección de libros o fascículos. Elegid una obra de calidad y tendréis una obra de referencia con la que pasar ratos entretenidos y seguramente más provechosos que padeciendo la telebasura.

Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.