El Juego de Ender

El Juego de EnderEl Juego de Ender es una novela de ciencia ficción de las buenas porque en ella la ficción es irrelevante y sirve solo de excusa para plantear unos dilemas y describir unos personajes y unos sentimientos de una forma magistral. A diferencia de otros libros comentados en el blog, no acabo de leerlo, sino que lo leí hace mucho tiempo. El libro me dejó impresionado por varios motivos. Quizás el más importante es que relata la formación de un niño en una academia militar y yo acabé convencido de que el autor debía haber estudiado en una -cosa que al parecer no es cierta- pues sentía una gran empatía con el personaje, y la sensación de que las emociones y pasajes del relato se desarrollaban en entornos y situaciones que me eran muy familiares.

Por otra parte el Juego de Ender plantea de forma magistral muchas preguntas interesantes y ofrece respuestas sorprendentes. Es difícil hablar del libro sin desvelar su argumento, algo que no desearía pues yo disfruté mucho al descubrirlo por mi mismo. Hay que advertir que aunque se trata de un libro genial, la saga que le sigue son una sarta de sandeces insufribles propias de la peor ciencia ficción.

Yo me quedo con los planteamientos del Juego de Ender, cuya primera cuestión fundamental es si los líderes nacen o se hacen. El libro mantiene parte de la tesis de que nacen, pero al leerlo uno comprende que no puede ser así, que por suerte los grandes líderes se hacer en el estudio, el esfuerzo y sobre todo en la costumbre de ver los problemas “desde fuera de la caja“, tal y como lo hace Ender al encontrar la táctica adecuada para vencer en el deporte en tres dimensiones que constituye el entretenimiento principal de los cadetes. Su conclusión es una frase lapidaria que cualquiera podria adaptar a su entorno de trabajo: “allí no hay arriba ni abajo” y que se refiere a que al moverse en tres dimensiones las posiciones de ‘arriba y abajo’ que se consideran ventajosas, son solo una cuestión relativa, que depende del punto de vista que adoptemos.

El libro fué escrito por Orson Scott Card y ahora parece ser que se está llevando al cine. Es difícil que una película pueda reflejar los sentimientos tal y como los refleja el libro. No he puesto enlaces a ninguna de las muchas páginas que hablan del libro en la red con solo echar mano de Google. En la mayoría de ellas hablan ampliamente del argumento e incluso desvelan partes fundamentales de la trama, en otras dan muestras de no haber entendido nada, por lo que recomiendo leer directamente el libro y disfrutar extrayendo una opinión propia.

Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.