Rokkaku casera

Las cometas de tipo Rokkaku son un diseño tradicional japonés con bastante éxito entre los aficionados ala fotografía desde cometas o KAP por s estabilidad y fuerza de arrastre.
Cuando Antonio me regaló la Rokkaku azul y roja pude comprobar que con muy poco viento se sustenta como un buen planeador y su vuelo es muy estable. Sin embargo el problema que tenía es que en Figueres la gama de vientos necesarios para que muestre sus mejores cualidades no es la más abundante. Con frecuencia, o hace poco viento (menos de 3 m/s) ho hace demasiado (más de 6 m/s).

Notas

Pesé entonces que dado que la rokkaku azul y roja tiene un metro ochenta de longitud y está hecha con tela de nylon y varillas de carbono y fibra de vidrio, si fuera más pequeña y pesase más, aguantaría mejor los vientos fuertes. Eso y las ganas de construir una cometa desde cero me animaron a emprender la tarea.
Al consultar por internet encontré varios planos con interpretaciones modernas del modelo. Las más frecuentes seguian un patrón de seis medidas de alto por cinco de alto. Según el valor que se conceda a esta medida, se obtienen el resto de las dimensiones de la cometa.
Otro de los compromisos que asumí fue realizar todo el proyecto de la forma más económica posible, pensando que me serviría de aprendizaje para abordar en caso necesario la construcción de otros artefactos con materiales mas ‘nobles’ con una cierta seguridad y garantía.
Con esas ideas en la cabeza empecé a hace mi lista de materiale y aproveché las tardes de compras con Mercedes y sus visitas a os bazares chinos para recopilar material.

Amarre de Brida Cruce de varillas
Tensor Remaches

Lo primero que compré fue una cortina de baño con unos preciosos motivos con letras japonesas que me parecieron muy apropiados. Era de tela de nylon y hbía leido en el foro de cometas que alguien la había usado con éxito en la construcción de cometas. Compré tmbién varias cañas de bambú, las más rectas que encontré, que se venden para servir de apoyo a las plantas en su crecimiento y van recubierta de una pintura protectora.
Las varillas transversales no tuve que comprarlas, pues en casa tenía unas procedentes de unos stores que Mercedes había jubilado y que o guardé para hipotéticos futuros usos en chapuzas y otros inventos como este caso.
De algunas bolsas de propaganda obtuve banda de nylon para las bolsas de alojamiento de las varillas, del asiento estropeado de las sillas de loneta la tela fuerte para los refuerzos de esquinas y amarres de las bridas y de las cintas para colgarse al cuello las tarjetas de identificación las bandas para sujetar las anillas de tensión y la cola de la cometa en caso de querer usar una.
El resto del material lo fui adquiriendo en pequeñas incursiones a diversos establecimientos. En la mercería de mi buen amigo Lluis Garreta obtuve hilo resistente para la costura y varios cordones elásticos, tuve que acudir a la competencia para encontrar ojales metálicos para refuerzo de los agujeros y allí encontré también unas anillas de plástico inicialmente para la confeccion de elementos de bisutería pero que me parecieron suficientemente resistntes para los tensores de las varillas.

Amarre de proa Punta de flecha

Compré 10 m. de cordon de brida en la sección de cometas de Decathlon casi juraría que no llevaba los 10 metros porque en Murci tuve que volver a comprar otros 10 metros. Esta vez los medí y si, estaban hasta el último centímetro. También compré otros cordones de nylon algo más gruesos y canutillo termoretráctil en Bauhauss, además de unas bridas de latiguillo en otro bazar chino.
El corte de la tela, a costura de los bordes y los refuerzos los hice con la inestimable ayuda de mi compañero Miguel Angel,un auténtico as de la máquina de coser. El resto de la costura corrió a cargo de Gloria, la madre de Mercedes. Esto ya fue en Los Urrutias, a donde me llevé lacometa sin terminar, debido a lo cual tuve que hacer algunos apaños más ‘rústios’ que si la hubiera acabado en casa.
Por ejemplo la ‘punta de flecha’ para encajar la goma de tensión de la tela en la proa de la cometa la hice con mi navaja del ejército suizo, ya que no había otra herramienta más adecuada y mi taladro en miniatura estaba tranquilo en casa ya que me pareció exagerado llevarlo de vacaciones. Quizás lo que más eché de menos fué el pirograbador que usé para cortar la tela y hacer los agujeros en Figueres, pues la facilidad con la que realiza esa tarea fue muy difícil de suplir con una de las herramentas de la navaja multiuso calentada con un mechero.
Las piezas metálicas de los tensores, sin embargo las llevaba hechas desde casa. Las hice en un momemto con unos trozos de aluminio, martillo y un tornillo de mesa, taladrándolas en el lugar adecuado. Corresponden a un modelo que había visto en los vientos de las tiendas de campaña.

Construcción

La lista de gastos realizados en la cometa son aproximadamente los siguientes:

Material Precio
Tela 10€
Mástil 1€
Hilo 4,8€
Bridas 9,8€

Total, 25,6 € más lo que deba repercutir de los 20 cm.de cordón a 0,89 €/m., las bridas de latiguillo a 80 cts. el paquete o los canutillos termoretáctiles que aun no he colocado. Digamos qu el gasto total puede haber sido de unos 30€.

El pasado día 14 hizo el viento adecuado para probar la cometa. Soplaban 8-9 m/s., unos 32 Km./h, fuerza de viento con la que habia pensado usar la cometa. Nos fuimos con Albert a un polígono a las afueras de la urbanizacion donde hay un edificio abandonado que en tiempos fué entro de investigacion de vehíclos sobre colchón de aire (Hovercrafts) y que actuamente está abandonado.

¡En Vuelo!

Allí la cometa voló estupendamente. Aunque pesentaba una leve tendencia a guiñar hacia babor (mi derecha al controlar la cometa) esta era suave y se acrecentaba al tensarse el hilo. La tela del lado contrario se mostraba más arrugada y es posible qu el defecto sea debido a una colocación inadecuada de las varillas transversales que no fijé suficientemente a un punto del mástil vertical o que quizás sean muy finas (4 mm.) y deba cambiarlas por otras de 6 mm. lo que aumentaría el coste de la cometa en unos 10 €. En general la tensión de la tela es francamente mejorable y tendré que averigal que puedo hacer al respecto.
Cuando vuelva a casa haré las modificaciones pertinentes para corregir estos detalles y esperaré que sople un poco de tramotana para la prueba en vuelo definitiva y las primeras fotos ya que el dia de la prueba no quise montar la cámara debido a la inestabilidad y el consiguiente riesgo para la cámara que no llevaba el ‘rig de seguridad antichoque’.

Esta entrada fue publicada en Aerotrastorno y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Rokkaku casera

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.