Un misil contra drones

La empresa norteamericana Lockheed Martin ha realizado pruebas con éxito de un nuevo tipo de misil en miniatura denominado MHTK (Miniature Hit-to-Kill) que resultaría idóneo para defender instalaciones o fuerzas en el campo de batalla de proyectiles de mortero, cohetes o pequeños aparatos tripulados remotamente, drones de pequeño tamaño que pudieran acercarse transportando una pequeña carga explosiva o portando cámaras para la realización de un reconocimiento cercano.

Lockheed y otras firmas del sector de la industria de defensa compiten en el programa “Indirect Fire Protection Capability” del ejército estadounidense, puesto en marcha para dotarse de sistemas defensivos contra ese tipo de amenazas. Entre las capacidades requeridas está que los sistemas sean capaces de reaccionar rápidamente, compactos, y precisos.

El modelo presentado por Lockheed Martin mide 72 centímetros, pesa 2.2 kilogramos y puede ser lanzado verticalmente. Eso elimina la necesidad de lanzadores oblicuos que deben colocarse sobre un soporte giratorio para dirigirse en la dirección aproximada del blanco. Simplemente, una vez lanzado, el misil gira en el aire hacia el objetivo.

La miniaturización se ha obtenido en base al aprovechamiento de la experiencia de la industria de equipos electrónicos de consumo civil. La presión del mercado ha hecho que los dispositivos móviles como teléfonos inteligentes tengan cada vez más potencia y sean a su vez muy resistentes, tanto a impactos como a interferencias exteriores o de sus propios componentes entre si. Esto ha permitido meter todo el sistema electrónico que controla el vuelo del misil dentro de un tubo de menos de 4 cm. Como propulsores se utilizan los mismos motores cohetes que impulsan asientos eyectables en los aviones de caza.

Hasta el momento, los misiles se acercaban a su blanco y una vez en su proximidad estallaban creando una nube de metralla. Eso hacia el misil más efectivo sin necesidad de asegurar la precisión de un impacto directo. La evolución de los sistemas de guiado permite que el sistema MHTK  destruya su objetivo por impacto directo. Este sistema de destrucción por impacto directo disminuye casi por completo la probabilidad de causar daños entre las fuerzas propias, a las que pretende defender, al no dispersar metralla.

Aunque la empresa no ha desvelado completamente la tecnología usada para conseguir el seguimiento de gran precisión que requiere está técnica se sabe que ha sido inspirado por la tecnología utilizada para obtener imágenes médicas a partir de rayos X, ultrasonido y endoscopia.

Después del periodo de pruebas, a principios del próximo año (2019), se resolverá a que empresas se considera finalistas para mejorar aún más sus sistemas que podrían estar en servicio en 2022. 

Nota: Este artículo fue originalmente publicado en “Revista de Aeronáutica y Astronáutica” en su número 874 correspondiente al mes de junio de 2018. Los enlaces referentes a este artículo pueden hallarse en Diigo

Esta entrada fue publicada en RAA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.