Aire opensource para una crisis

Uno de los primeros recursos que resultaron críticos durante la pandemia del COVID-19 fueron las plazas en las unidades de cuidados intensivos y especialmente los respiradores.

Con vidas en juego, la tecnología dio respuestas rápidas y acertadas.

El resultado fue un diseño fácil de fabricar, barato y fiable que bajo una licencia libre (Open Hardware) ha llegado a sesenta países, como un mensajero de la capacidad española para el diseño industrial.

OxyGEN2

En la fábrica de SEAT en Martorell, con engranajes impresos en 3D, ejes de cajas de cambios y el motor adaptado de un limpiaparabrisas, el proyecto tomó forma. El objetivo era fabricar los respiradores con la máxima calidad y todos las garantías de seguridad industrial y sanitaria.

Tras su aprobación por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios la producción empezó el día 3 de abril, a un ritmo de 300 respiradores por día e una cadena de la fábrica que se reconfiguró para tal fin. La producción se detuvo el dia 11 de abril, al cesar los pedidos de los hospitales, debido a la mejora en la situación.

En el proyecto han participado once entidades, que han unido sus esfuerzos para allanar el camino que requiere un producto desde la mesa de diseño a su uso operativo.

El viernes 10/04/2020 se detuvo la producción como consecuencia del descenso de pacientes de UCI por la COVID-19, aunque la compañía señaló en un comunicado que «retomaría la producción de respiradores de emergencia si recibiera nuevas peticiones por parte de los hospitales».

Esta entrada fue publicada en Fugaces y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.