Cola de espera

Desgraciadamente las colas de espera son una parte de nuestra vida. Es posible que el tiempo perdido en colas tenga una relación inversa con el éxito y la posición económica. Es cierto que los ricos tambien hacen cola -a veces- pero no me atrevería a comparar las colas de la ópera o del local de moda, con la cola para recibir comida en un campo de refugiados o atención médica en un poblado africano.
La sensación asociada a la cola es siempre la de impaciencia y a veces desesperación, indignación, fustración o ira. Hacer cola no suele ser estimulante, aunque quien tenga mucha vida interior puede aprovechar para mostrarse creativo o reflexivo y los amantes de la lectura pueden disfrutar de esta oportunidad para devorar unas cuantas páginas.
Pero vamos a convenir que es mejor minimizar los tiempos dedicados a la espera y luego que cada uno use su tiempo como le plazca.
Hay una parte de las Matemáticas, la Investigación Operativa, que analiza el problema de las colas de espera y su funcionamiento, desarrollado en la Teoría de Colas.
Desgraciadamente, una de las primeras cosas que advertimos al abordar, aunque sea levemente, la cuestión es que su interés radica principalmente, en su carácter de fenómeno económico.
Mal asunto. En cuanto metemos a la economía por en medio podemos deducir que el problema va a resolverse mediante la «regla de oro» (es decir: «el que tiene el oro, hace la regla») y podemos deducir que los pobres harán cola a menos que los ricos ganen más dinero evitándolo.

Colas

Todas estas cuestiones me han venido a la cabeza observando diferentes sistemas de colas. Por una parte está la típica cola múltiple.
Supongamos un supermercado y varas cajas abiertas. Los clientes llegan a la linea de cajas, escogen su cola esperan su turno. Aunque hayas escogido la cola con menos longitud, no tienes garantía de que el que eligió la cola de al lado, no salga antes que tú. Siempre existe la posibilidad de que delante tuyo haya un problema y tu cola se atasque. Es una situación bastante fustrante, como cualquier otra versión del «Carril de los tontos»
Por el contrario, hay algunos establecimientos en los que se forma una sola cola y según van quedando cajas libres el siguiente en el turno va pasando. Con total seguridad, el que llegó antes a la cola saldrá antes del establecimiento, salvo que sea él mismo el que tenga un problema en la caja. En este caso su problema no afectará a ninguno de los otros clientes que seguirán saliendo por las cajas que queden libres, solo que a un ritmo menor cuanto menor sea el número de cajas abiertas.
De una forma intuitiva parece que este sistema es más eficiente, pero al consultar a mi hermano, que es una autoridad en la materia me respondió rápidamente que una sola cola es menos eficaz, porque el tiempo que tarda el cliente desde la cola hasta la caja libre, la cajera está inactiva. Me quedé sorprendido e intenté buscar un atajo alegando que ese tiempo se consideraría irrelevante. «Entonces ambos sistemas son igualmente eficientes». Naturalmente como es un científico, añadió: «no obstante habría que comprobarlo con un modelo de simulación».
Es verdad que resulta difícil despreciar el tiempo de recorrido desde la cola hasta la caja que ha quedado libre sin pervertir las conclusiones y a falta de confirmación experimental habrá que confiar en que ambos modelos son económicamente igual de eficientes.
Sin embargo también concluimos que el modelo de varias colas es menos satisfactorio desde el punto de vista del cliente en el que se delega el cálculo de la optimización a la hora de escoger cola, que se arriesga a ser penalizado por hacer una mala elección o por el factor aleatorio del atasco de una caja. Yo por eso prefiero los sistemas con una sola cola. Por si alguien piensa que tales modelos no existen en la realidad diré como ejemplo que la cadena de ropa Primark los utiliza en sus establecimientos.

Esta entrada fue publicada en Fugaces y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cola de espera

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. JoseManuel dijo:

    Sea como sea,nunca nadie parece estar satisfecho con su cola

  3. inokua dijo:

    Ahgg!! Detesto las colas!! Además en el sistema de varias colas siempre tengo el don de escoger (aunque siempre voy a la más corta) la más lenta!

Los comentarios están cerrados.