Tachikawa School

Hace un tiempo, paseando por mi tienda  de material artístico favorita en Barcelona, descubrí estas plumas recargables mediante cartuchos, diseñadas por la marca japonesa Tachikawa que vienen etiquetadas y marcadas como especiales para dibujo, manga y caligrafía. Tachikawa & Co., Ltd. fue fundada en 1935 en Japón y produce soportes para plumillas de alta calidad, plumillas para dibujar cómics y otros suministros de dibujo.

Pluma Tachikawa School

La pluma Tachikawa es la versión estilográfica de las plumillas para manga profesional de la marca, con la comodidad de que puede recargarse con cartuchos de diseño específico para ella. La tinta de estos cartuchos es del tipo permanente, de secado rápido, resistente al agua y resistente a la luz. Hay tinta (y versión de la pluma, con color diferente de capuchón y decoración) en negro y en sepia.

También hay dos tipos de pluma diferenciados por su plumilla:

Tachikawa School EF

La Extra-Fina , marcada EF junto al tapón y en el culote el «超細» (extra-fino, en japonés) y después ’02’.
Las puntas Maru son ideales para dibujar líneas finas y se usan principalmente para dibujar detalles como cabello, pliegues de ropa y pupilas oculares. Maru (丸) quiere decir «circulo» en japonés, no sé si hace referencia al hecho de que el respiradero es de forma circular o al hecho de que por ser poco flexible, el trazo es regular, del mismo ancho, como si fuera la huella de un pequeño círculo.

La Fina , marcada F junto al tapón y en el culote el «細» (fino, en japonés) y después ’02~05′, además de una «G» después del nombre «School» en el cuerpo.
La plumilla G es más flexible y permite dibujar líneas finas o gruesas en función de la presión aplicada. Se utilizan principalmente para dibujar líneas de contorno o efecto, pero también se puede usar en sombreados.

Es importante tener claro que pluma queremos comprar, pues en algunas tiendas, ni siquiera saben que tienen dos plumas diferentes en la estantería, incluso en alguna tienda online, ofrecen una School-G, pero en las fotos se ven los dos modelos de pluma la School (EF) y la School-G (F). A simple vista quizás la forma más rápida de diferenciarlas es que la «EF» tiene el agujero respiratorio del plumín redondo y la «F» alargado. Luego, naturalmente, está la «G» que aparece solo en el cuerpo de la School-G. En su funcionamiento, además del grosor del trazo, la diferencia más notable es que con la School-G se puede modular un poco la línea, variando el grosor del trazo.

plumín G Plumin naru

La tinta es resistente al agua una vez seca. Aunque dice que es de «secado rápido», para borrar el boceto a lápiz o usar acuarelas, conviene esperar un tiempo variable de minutos si se seca a temperatura ambiente que depende del papel, la temperatura,… y que a cada uno la práctica debe indicarle.

Por otra parte, la pluma está diseñada para uso frecuente y puede secarse si no se utiliza durante una o dos semanas. Esto depende también de la temperatura. Hay usuarios que aseguran haber tenido más problemas con la tinta seca, especialmente en la plumilla, pero que tras humedecer la punta en un poco de agua volvía a funcionar. Para evitar estos inconvenientes convienen asegurarse de que el tapón cierra herméticamente, escuchando el característico «clic» al cerrarla.  Puede que, dado el precio de la pluma, con el tiempo el tapón se degrade y pierda estanqueidad, yo la he usado dos años y ese momento no ha llegado. El fabricante advierte que si la pluma se deja seca durante más de tres semanas, puede dañarse permanentemente.
Sin embargo, si tuviera que hablar por mi experiencia diría que son plumas muy resistentes ya que de las tres plumas que compré, solo una me ha dado algún problema por interrumpirse su funcionamiento, a pesar de que alguna vez han estado bastante tiempo sin usarse, incluso más de un mes.

Para instalar el cartucho de tinta hay instrucciones en el papel que acompaña a los cartuchos, que parece indicar que para no clavarte el plumín lo hagas con el capuchón puesto. En otros lugares se indica que se mantenga la punta de la pluma hacia abajo. Para cualquiera que haya puesto un cartucho en una pluma solo hay que decir que lo haga con cuidado, pero es una tarea elemental.
El flujo de tinta es adecuado y no se interrumpe, tanto con la tinta original, como con la tinta «Carbon Ink» de Platinum con la que yo he rellenado los cartuchos originales.

Al principio alguna pluma parecía ‘rascar’ un poco el papel y estuve tentado de intentar eliminar ese pequeño problema puliendo suavemente la pluma. No lo hice y con el uso eso que me parecía un defectilllo, edsapareció. Podría ser incluso que yo no empuñase la pluma adecuadamente, o que el papel tuviera muchas fibras que se metían entre los gavilanes.

Como he dicho, además de la tinta original, negra y sepia yo he usado con un desempeño perfecto tinta Platinum pigmentada, la negra «Carbon Ink» y la de color sepia, con la que relleno los cartuchos originales por el clásico sistema de la jeringuilla.

La pluma es agradable al tacto, tiene un tamaño adecuado y el tapón es hermético, encajando perfectamente sobre el extremo de la pluma mientras esta se usa. Aunque son extremadamente económicas, después de dos años en mi poder, el peor defecto es que la pintura del cuerpo se ha desgastado bastante, pero nada que repercuta en su funcionamiento. En cuanto a otro desgaste por el uso. a la primera School G que compré se le ha deteriorado el extremo del gavilán derecho. No se si se trata de un desgaste habitual, aunque curiosamente es casi el mismo defecto que apareció la primera vez que al usé en un pluma que me cambiaron como defectuosa. Sorprendentemente, el plumín se me rompió el primer día de uso. Simplemente, la punta de uno de los gavilanes se rompió. Había comprado la pluma en una prestigiosa tienda de Barcelona muy cerca de donde vivía. Consideraron que era defecto de fábrica y me la reemplazaron.

Al precio que tiene, la pluma que acaba de morir está más que amortizada, y probablemente, en cuanto tenga ocasión, la sustituiré por otra de la misma marca y modelo, de la misma forma que a los que os gusta dibujar con pluma o queréis empezar a hacerlo, os recomiendo que probeis este placer japonés de las plumas Tachikawa.

 

Esta entrada fue publicada en Dibujando letras y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.